www.mallorcadiario.com

Los tres frenos de la economía personal

sábado 14 de diciembre de 2019, 04:00h

Ya lo decía la canción: Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor. El que tenga estas tres cosas, que le dé gracias a Dios.

Sobre salud no tengo mucho que decir. Se sabe que una buena alimentación, dormir bien y hacer deporte es lo que ayuda a conservarla y mejorarla. Sobre amor, seguramente sepan más que yo. Aunque entiendo que el amor no debería circunscribirse solo al que emana de la pareja. El amor a los amigos, a la familia y a los hijos es compatible y muy gratificante. Son bienes no rivales. Tanto el amor que se da como el que se recibe.

Sobre el dinero, me gusta hacer algunas reflexiones, de vez en cuando, por si pueden servir de ayuda.

Existen tres variables silenciosas que deterioran su dinero sin casi darnos cuenta: Impuestos, intereses e inflación. Las tres íes

Si le pregunto cuál su principal salida de dinero mensual, me dirá que el alquiler, la hipoteca, el cole de los niños, la gasolina, etc. Es cierto pero siempre nos olvidamos de una de las tres íes que más deterioran nuestra economía.

Los impuestos son la principal salida de caja de una familia media. Apuesto a que muchos de ustedes se han sorprendido. Como les mostré en mi columna de la semana pasada, en España pagamos por este concepto el 43,31% de nuestros ingresos. Eso solo teniendo en cuenta IVA, IRPF y Seguridad Social. No se incluyen impuestos, municipales ni autonómicos.

Cuando le llega su nómina ya ha pasado por caja y llega neta de impuestos. Y cuando sube al bus, paga la entrada del cine o compra un regalo, el precio final incluye IVA que, al ser consumidor final, no se podrá deducir.

La encuesta de presupuestos familiares del INE tampoco recoge los impuestos como salida de dinero. Gastamos un 30% en vivienda, un 12% en transporte y un 14% en alimentación. Pero gastamos de nuestros ingresos netos. Ya sin impuestos ni seguridad social. Cuando hacemos la declaración anual de la renta y sale a devolver es porque mes a mes ha ido pagando más de lo que le tocaba. Pero ha ido pagando un pico.

La segunda “i” que frena nuestra economía familiar es la inflación, provocada por la subida de precios. Cada vez necesitamos más para comprar lo mismo. Pregunte a sus padres o abuelos lo que pagaron por su vivienda y compárelo con lo que valen hoy. Y sí, dirán que ganamos más pero pregúntense si, en porcentaje, tanto más como han subido las viviendas.

Los ahorros deben ser retribuidos para compensar la subida de precios. Si no, estamos haciendo un mal negocio. Como cuando tenemos dinero parado en el banco o bajo el colchón. Sin embargo, la inflación beneficia a quien debe dinero. Si encima, esa deuda es de la llamada “deuda buena” (aquella que sirve para generar riqueza y que es pagada por otros), el negocio es redondo. La deuda que pagan otros es la que se destina a un proyecto, cuyos ingresos generados son capaces de afrontar el pago de la devolución de la deuda. Como ven, endeudarse no siempre es malo.


La tercera “i” que lastra la economía corresponde a los intereses. Son los intereses de la “deuda mala”, es decir, la que no reporta nada a cambio, salvo un beneficio efímero. Es la referida a la compra de un coche o un televisor a plazos. Lo enrevesado de las cláusulas del préstamo hacen que muchas veces desconozcamos cuánto pagamos por nuestra deuda.

Como sigue diciendo la canción “el que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide, la salud y la platita, que no la tire, que no la tire. Hay que guardar, eso conviene, que aquél que guarda siempre tiene”. Con lo que les he contado ya ven que la letra no fue escrita por alguien con conocimientos de economía personal. Aunque de amor y salud, sabía un rato largo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.