www.mallorcadiario.com

Medidas rápidas y acertadas para frenar la crisis de Thomas Cook

viernes 04 de octubre de 2019, 00:00h

El gobierno central y el Govern balear han adoptado un conjunto amplio medidas para paliar la crisis generada tras la quiebra de Thomas Cook. Los planes de choque incluyen actuaciones para garantizar la conectividad, la liquidez de las empresas, el mantenimiento del empleo y la mejora de los destinos turísticos mediante una mayor promoción y la recuperación de la demanda de viajeros.

En la acción, el Gobierno central compromete 300 millones de euros que principalmente irán destinados a Baleares y a Canarias, los destinos más afectados por el fin de la actividad del touroperador. La ministra Maroto presentó este jueves el plan, que coincide con lo demandado por el sector balear tres días antes. Se incluyen reducciones en las tarifas y tasas de empresas como Aena y Enaire, créditos blandos con un volumen total de 200 millones destinados a un millar de empresas y autónomos (600 de ellos hoteles), o bonificaciones en la Seguridad Social, entre otros.

Por su parte, el Govern balear también adoptó una serie de medidas de gran calado como el pago de 500 euros mensuales a cada trabajador de Thomas Cook en las islas con un máximo de cuatro mensualidades y, muy especialmente, la bonificación a los hoteles de las cantidades abonadas en concepto del impuesto de turismo sostenible por los turistas llegados con el touroperador desde el mes de julio. No desaparece la ecotasa, pero no tendrá efectos sobre aquellos empresarios que la liquidaron después de haber albergado a miles de turistas del touroperador británico y que se enfrentan a importantes deudas tras la quiebra de Thomas Cook.

Son de destacar los reflejos demostrados por las administraciones a la hora de afrontar una crisis que estalló la semana pasada y sobre la que se ha generado un sentimiento general de unanimidad y entendimiento entre la administración y todos los sectores afectados. En conjunto, las medidas apuntan un buen camino que debería permitir superar la crisis sin una notable pérdida de turistas ni empleos. Un camino que debería tener un nuevo tramo en el que se adoptaran mayores inversiones en las zonas turísticas y se asegurase el mantenimiento de una unidad de acción que ha demostrado ser extraordinariamente fructífera.


Compartir en Meneame