www.mallorcadiario.com

Nueva normalidad obligatoria

miércoles 06 de mayo de 2020, 09:57h
Pues va a ser que sí, que habrá nueva prorroga del estado de confinamiento. Inés Arrimadas entiende que proseguir con el actual cuadro de mandos del gobierno y el método utilizado, es lo mejor para su partido y para el país, por ese orden. Se trata, indiciariamente, de acercase al centro izquierda, liberal dice, y alejarse de la derecha, popular. Un viraje de 180 grados, parido en menos de tres horas por la señora Arrimadas. Siempre según parece, Ciudadanos ni ha analizado el presente, ni muchísimo menos el futuro, sino que, pretenciosamente, lo interesante para el grupo es acercarse a la izquierda socialista, cerrar los ojos ante la presencia del comunismo de Iglesias y provocar una unión de parejas de P.P. y Vox. El precio de tal decisión no interesa.

De todos es sabido que Sánchez alcanzó el poder anhelado, primero por la pasividad de Rajoy, y segundo con el voto de los grupos parlamentarios minoritarios, puestos en fila ante su mesa con un listado de facturas a pagar s a cambio de su “sí”. Pues bien, ese fue el principio y así sigue. Sánchez no gobierna, no gestiona, no legisla. Sánchez mercadea, comprando poder y pagando el precio que le exigen. Y además lo hace impregnado de la petulancia del líder que no es, sin más preocupación que su propio y personal interés. Es él o el caos, insiste desde todos los flancos, mientras las cuentas sociales de Casado echan humo con mensajes, insultos. Es la estrategia de Redondo, de MAO, de Ábalos; ensalzar la labor gubernamental, coaccionar con el desastre y echar mano de los mamelucos de las redes sociales para ensuciar la imagen de la oposición.

Es el camino hacia la “nueva normalidad” lo iniciado, cuando, acertadamente, algunos reclaman el retorno a la “antigua normalidad”. Ese mantra que, implantado por el equipo de expertos de Sánchez, no toma en consideración la realidad que corretea por el país, sino que la manipula a su conveniencia. Resulta inaudito que una ministra alardee de que su ministerio haya pagado más de cinco millones de subsidios y cierre los ojos y la boca ante los 548.000 parados de solo un mes. Es todo un síntoma de que les importa poco la vida del ciudadano, del empresario, del autónomo, del asalariado, incluso del pensionista, que no alcanzan a comprender cómo y de dónde se sacará esa ministra el dinero para ir pagando subsidios, pensiones y ERTES, con 20.000 parados diarios. Igual el viento del Este trae las sacas repletas de euros.

Y mientras el filósofo sigue creando paro, el líder lo intenta aliviar instaurando otras catorce direcciones generales, con nuevas subdirecciones, con la inapreciable ayuda del socio preferente y fundamental y sus direcciones a digitar. El despilfarro no tiene límites, ya no solamente hay que mantener a 23 ministros, sino a cerca de 2.500.000 empleados públicos y a un número en progresión de parados cifrados hoy por hoy, en más de cinco millones. Este panorama se complementa con una caída del PIB del 9%, una derrumbe de 947.000 de afiliados a la S.S., una deuda pública del 10,34 % del PIB, complementado todo ello con millones de pensionistas que, habiendo cotizado con su trabajo durante su vida, ahora tienen el derecho absoluto a ver retornado esa cotización para vivir en un país que gasta en empleo público el 12% de su PIB, es decir, 127.017 millones de euros. No sorprende que un puesto de trabajo deba mantener el subsidio de dos parados, ni que cada hogar deba detraer 7.000 euros anuales para mantener todo ese tinglado público. El cual nos obsequia con personajes tan preclaros como Simón, Illa, Diaz o Montero, sin ser exhaustivo.

Ciudadanos, sin apercibirse seguramente, facilitará que el famoso 2+2=5 que inventó Stalin, se aplique en España. Con el culto a la personalidad del líder, con la reescritura de la realidad, con el asalto a la libertad de expresión, con el control del pensamiento, con las delaciones entre ciudadanos, con la implantación del miedo a todo cuanto se establezca que debe ser temido, con la regulación de la economía por un filósofo mediante simples Ordenes ministeriales, con la incertidumbre y desconocimiento del futuro, se pretende no solamente levantar la economía, sino también eliminar ese recelo al futuro. Esos sumandos deben dar como resultado el triunfo del socialismo y del comunismo. Como Stalin pretendió que, en cuatro años, 2+2, se consiguiesen los resultados de sus planes quinquenales, 5. Es decir, hambre y piojos.

Y siendo todo lo anterior preocupante, más lo es si recordamos que el estado de alarma paraliza el control parlamentario, la vigilancia legislativa, la revisión por el poder judicial, el papel de la oposición, la parálisis de la crítica, junto con el fortalecimiento del gobierno mediante simples ordenes ministeriales, las cuales autorizan hasta el cierre de cadenas hoteleras con valor de miles de millones de euros, de miles de empresas de restauración, de millones de autónomos, de millones de empresarios. Sin embargo, no impide la aplicación de su ideología comunista, iniciando la tramitación de una ley de educación sin consenso alguno, ya que los hijos son de la señora ministra.

Y el P.P. culpable del caos soportado por todos los ciudadanos, condenados a adorar la “autoridad” del líder sin poder salir a clamar contra el soberanismo de un mediocre y su troupe.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

1 comentarios