www.mallorcadiario.com

El plan de Armengol para reactivar la economía de las Islas

lunes 18 de mayo de 2020, 00:00h

Evitar que la economía de Baleares caiga un 30 por ciento, a causa de la paralización provocada por la pandemia, es el objetivo principal de las actuaciones que recoge el nuevo decreto del Govern sobre reactivación de la economía. En su entrevista con mallorcadiario.com, la presidenta Armengol insistía este domingo en la necesidad de activar la economía balear lo antes posible, en verano, y de ser viable, mediante la puesta en marcha de una cierta actividad turística ya a partir de julio.

La medicina para combatir la crisis económica es el decreto del Govern, que proyecta generar un impacto de 3.519 millones de euros y la creación de más de 31.000 empleos. El plan prevé acelerar proyectos que, en circunstancias normales, tardarían mucho tiempo en ponerse en marcha a la vez que autoriza la ampliación y reconversión de establecimientos hoteleros o se retrasan prohibiciones de carácter medioambiental previstas para 2021. Se trata de no añadir complejidad a una situación sobrevenida que ya, de por sí, es suficientemente compleja y plantea serios interrogantes sobre el futuro económico de las Islas.

El plan resulta eminentemente pragmático ante una crisis que, de no hacer nada, hundiría la economía local. Armengol se suma a este pragmatismo con la urgencia que requiere la situación. "Hay que hacer posible que mucha gente que hubiera ido al sector de hostelería pueda ir a otros sectores a trabajar y no perdamos esos puestos de trabajo", señalaba la presidenta a este digital, argumentando las facilidades urbanísticas del decreto que deben potenciar en verano el sector de la construcción.

El decreto ha sido bien recibido por los sectores económicos y por la práctica totalidad del arco parlamentario, donde las voces más críticas, curiosamente, han sido las de algunos socios del propio Govern -Més y sectores de Podemos-, alineados con grupos ecologistas que no aceptan el texto. Poses políticas aparte de quienes se sienten obligados a defender un ideario monolítico sea cual sea la situación económica, la presidenta lleva a gala afirmar que el decreto ha sido apoyado de forma unánime por todas las consellerias, incluidas las de Més y las de Podemos. En pocas ocasiones tiene tanta justificación aparcar prejuicios ideológicos si lo que está en juego es el futuro de Baleares y la posibilidad real de que el paro se dispare en la comunidad hasta niveles nunca vistos.

El propio Govern se juega también una parte sustancial de sus ingresos de este año, ya que si la economía balear cae el citado 30 por ciento, la comunidad dejaría de recaudar 500 millones de euros; una rebaja de los recursos públicos que, ahora más que nunca y ante las nuevas necesidades que reclama la sociedad, no se puede permitir. Baleares necesita reactivarse y el decreto del Govern es un buen instrumento.


Compartir en Meneame