www.mallorcadiario.com

Todos necesitamos auxilio y el Govern aún más

miércoles 19 de agosto de 2020, 10:57h

En las actuales circunstancias y por mor de la pandemia del Covid-19, apenas hay colectivo profesional que pueda sobrevivir por sí mismo. Necesitan ayudas las empresas de ocio nocturno, restauración, cultura y espectáculos, hoteles, aerolíneas, comercio, transporte de mercancías y también de viajeros. Por supuesto, los medios de comunicación, esquilmados de periodistas cuando más falta hacen. El desastre es total y generalizado.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) alerta de que la situación económica de la Comunidad Autónoma de Baleares es inviable. El desplome de la economía y la consiguiente caída de los ingresos tributarios hará imposible financiar los servicios públicos y habrá que endeudarse aún más de lo que ya lo estamos, que es muchísimo. Así pues, dependeremos de los recursos que el Gobierno central aporte y no podemos ser muy optimistas al respecto.

Tanto para controlar la propagación del virus como para reactivar la economía, el Govern que preside Francina Armengol (PSOE, Podemos y Més) se ha mostrado mucho más voluntarioso que eficaz. Vamos, que ha fracasado estrepitosamente, como demuestra que a mediados del mes de agosto ya se da por finalizada la temporada turística. Lo nunca visto. Y cuando se le pregunta al Conseller de Turismo al respecto, responde que su departamento ha hecho todo lo que tenía que hacer, lo que deja entrever un lacerante reproche a los responsables de otras consellerias, supongo que esencialmente a Patricia Gómez, de Salud.

Armengol no ha sido capaz de hacer que los controles en los aeropuertos del archipiélago sean medio serios, ni que se exija o se haga una prueba PCR a los viajeros que lleguen a Balears, algo que sí hacen otros países de la Unión Europea como Alemania o Grecia. Pedro Sánchez, a pesar de las alabanzas y encomios que los socialistas de Balears le prodigan, ha ignorado las peticiones de la presidenta. Y ahora nos encontramos con el turismo gripado a causa de un rebrote espectacular del que los países emisores no se fían porque ni está bajo control ni Balears es ahora mismo un lugar seguro para ir de vacaciones, por más que se diga.

De modo que, en efecto, todos los sectores productivos necesitan auxilio, pero quien más lo necesita es el Govern, que hace aguas por todos lados y ya es inútil negarlo o mirar hacia otro lado. La escora es indisimulable y hay peligro de zozobra. Conviene que un remolcador venga cuanto antes porque, además, con el regreso de los alumnos a las aulas, la perspectiva de la evolución de la pandemia no es nada halagüeña.


Compartir en Meneame