www.mallorcadiario.com

¿Se pudre la manzana?

sábado 05 de enero de 2019, 03:00h

La todopoderosa Apple ha sufrido esta semana la mayor caída en ventas y en Bolsa, desde la explosión de las puntocom en 2001. En un trimestre se ha dejado por el camino la friolera de 9.000 millones de dólares de facturación. Y el futuro no es más halagüeño.

Su CEO, Tim Cook culpa a China por su ralentización económica. Era uno de los países en el que más esperanzas de crecimiento habían puesto. Sobre todo para su producto estrella, el iPhone.

Cierto es que la guerra comercial empezada por Trump ha tenido que ver. Lo norteamericano se ve como enemigo (en toda guerra hay enemigos) y los aranceles que aplica China como réplica a los estadounidenses no ayudan. A esto añadan que la economía mundial empieza a mostrar síntomas de debilitamiento.

Hay que destacar que Apple es una de las empresas tecnológicas más expuesta a las ventas de un solo producto de su cartera, el iPhone. Y ya se sabe lo que ocurre al poner todos los huevos en la misma cesta. El resto de tecnológicas han diversificado más su cartera.

Pero más allá de China, en nuestro entorno diario podemos ver y palpar lo que le ocurre a su producto estrella y las antaño hordas de seguidores de la marca que aguardaban horas haciendo cola en las tiendas antes de comprar el último modelo. Cada vez más de nuestros amigos o compañeros de trabajo que tenía un iPhone van cambiando a otras marcas o, si no lo hacen, mantienen un modelo que dista del último.

Lo que podemos ver es que Apple ya no sorprende como antes. El efecto del lanzamiento de un nuevo iPhone es similar al de nueva edición de Operación Triunfo o Gran Hermano. Ya no se ven las audiencias o colas de seguidores de antes. Si no se aporta un valor significativamente más alto o diferente la gente se cansa. Y no digamos si hay una nueva edición de programa televisivo (o modelo nuevo de iPhone) cada año.

Desde 2015, fecha lanzamiento del iPhone 6s, Apple ha sacado un modelo nuevo por año. En 2018, el XS. Cada modelo ha ido aportando mejoras poco sorprendentes. La muestra es que pocos recuerdan qué mejora ofreció cada nuevo lanzamiento.

¿De verdad piensan que incluso los más fieles seguidores son capaces de seguir el ritmo a mil euros la unidad cuando el ciudadano medio suele cambiar de móvil cada tres años?

Da la sensación de que Apple está viviendo de las rentas que dejó su fundador Steve Jobs. Por lo menos de su producto estrella. Sus productos nuevos ya no deslumbran como antes y la competencia arrecia. Pero Steve se fue en 2011 y de rentas no se vive eternamente.

Cuando Jobs ideaba un producto era para cambiar el mundo. Para hacerlo mejor. Como lo hace Elon Musk, fundador de Tesla que, entre otras cosas quiere llevarnos a vivir a Marte. Ambos han sido personas disruptivas.

Jobs cambió el negocio de los ordenadores llevándolos de las empresas a las casas e inventó el ratón tal y como hoy lo conocemos. Le dio un giro espectacular al negocio del consumo de música creando el iPod y la tienda de música iTunes.

También cambió el mercado audiovisual comprando una pequeña empresa de producción de gráficos por ordenador y convirtiéndola en Pixar. Pixar se unió a Disney, hizo películas que todos conocemos y con Toy Story ganó un Óscar. Al acabar su contrato con Disney, Pixar era la fuerte y amenazó con buscar otro socio. Disney acabó comprando Pixar y Steve Jobs se convirtió en el máximo accionista de la todopoderosa Disney.

Steve Jobs fundó Apple y años más tarde lo echaron. Luego le volvieron a llamar cuando la compañía adolecía de graves problemas financieros. Apple está volviendo a vivir un nuevo bache y Jobs no volverá para salvarles.

Si bien es cierto que solo ha habido un Steve Jobs y no es fácil encontrar un perfil como el suyo, su filosofía y legado están ahí. Si quieren reconducir la marcha de Apple deberán volver al espíritu de Jobs: sorprender y cambiar el mundo a mejor. Hasta este descalabro económico, Apple ha sido la primera empresa del mundo en capitalización bursátil. Veremos si queda en la misma posición.

En cualquier caso, tienen ingentes recursos para invertir y más tesorería que muchos países. Solo tienen que leer los fundamentos de su fundador. A veces no hay que irse muy lejos. La solución está dentro de uno mismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.