www.mallorcadiario.com

Ser valiente en esta vida es bueno o malo

domingo 07 de junio de 2020, 04:00h
Si yo misma me pregunto cuántas veces habré repetido la frase, necesitamos personas valientes a todos los niveles, ni lo recuerdo. Entiendo que en un mundo tan competitivo como este, triunfan las personas que además de tener otras cualidades y conocimientos son decididas, valientes, osadas o lo que vulgarmente conocemos como, con un par.

De niña recuerdo que cuando iba a una cafetería con mis padres y me preguntaban, que quieres tomar y no se aceptaba un “me da igual” por respuesta. De eso no tienen, contestaba mi madre. Entiendo ahora que era una manera de fomentar el carácter decidido y atrevido que tengo hoy. Es una forma de ser que tal vez con el tiempo puede definirte como cabezudo o terco aunque realmente esconda seguridad en uno mismo.

Esos mismos valores han sido algunos de los que he intentado transmitir a mi hijo. Recuerdo cuando en la edad del cambio, debía tener trece años, me llamaron del colegio para advertirme que el niño era “muy leader” como lo definió la tutora, los demás niños hacen lo que dice Miquel me explicó resignada. Aún ahora no entiendo dónde estaba el problema.

A la edad de 20 años, es la que tiene ahora mi hijo, cuando el mundo se abre ante ti y parece incluso que se te queda pequeño el universo, si además no le tienes miedo a nada y el riesgo te reta, la valentía te hace jugar al límite. Esos momentos son lo que siendo madre preferirías haber criado a un cobarde por egoísmo propio y no tener que sufrir.

Miquel es un niño enérgico, atrevido, extrovertido y sobretodo muy valiente, sin miedo ni a nada ni a nadie, eso le ha llevado a desafiar incluso a la propia naturaleza y poner en grave riesgo su vida casi cruzando la línea roja permitida. La suerte ha estado de su parte y de paso de la mía.

Gracias a su fortaleza mental y su buena forma física además de la excelente y rápida intervención del equipo de rescate de la Guardia Civil en Mallorca está con vida y podrá seguir siendo valiente con una lección de vida a la espalda.

En estos duros momentos por los que atravesamos como país donde las decisiones son de vital importancia para el futuro de millones de familias, agradeceríamos tener al mando a un jabato, decidido y con un par. Por lo que yo a pesar de haberme llevado un susto de muerte, prefiero sufrir y educar a un valiente, no sea cosa que llegue a Presidente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

2 comentarios