www.mallorcadiario.com

Titulares estigmatizantes y otras estupideces

jueves 28 de julio de 2016, 01:00h

Esta semana los medios nos han traído titulares vergonzantes y vergonzosos en los cuales se han vuelto a estigmatizar a los pacientes que sufren trastornos mentales. La estigmatización es la etiqueta que han tenido y todavía tienen las enfermedades mentales. Es la marca social de los pacientes que padecían las enfermedades mentales, los pacientes y sus familias. No hace mucho tiempo a los enfermos se les recluía de por vida y sus familias soportaban mucho rechazo social. Vivian muchos de ellos avergonzados porque tenían un familiar que había enfermado de esquizofrenia, depresión o se había suicidado. Eran culpables de ello. No eran normales. Hoy el 50% de las personas que van a un psiquiatra no se lo comentan a sus allegados. Doctor “no ponga en el informe que tengo una depresión”.

Es tarea de todos luchar contra el estigma de las enfermedades mentales, de los enfermos y de sus familias. Hay que sensibilizar a la sociedad contra las creencias estigmatizantes, negativas, de rechazo y de exclusión de los que padecen estas graves enfermedades. El estigma es un etiqueta despersonalizadora y descontextualizadora con la que “marcamos” al paciente. Muchas veces es el mismo quien se la pone. “soy bipolar, soy esquizofrénico, soy alcohólico”. Confunden el ser con el estar. La primera tarea es trabajar con ellos esta auto estigmatización negativa que ellos mismos construyen. Diluyen su unicidad y su auténtica identidad en diagnósticos psiquiátricos.

Hay que estar atento a las narraciones que hacen los pacientes de su experiencia. El cerebro se deprime o tiene experiencias anómalas porque no puede evitarlas. Nadie es culpable de padecer un trastorno mental, pero sí que es corresponsable con la ayuda adecuada en construir el cumplimiento de su tratamiento. Conviene volver a recordar que la depresión es uno de los mayores desafíos para la medicina moderna .Es una enfermedad devastadora a nivel personal, familiar y social. La podemos tener todos. Es un trastorno que afecta a la totalidad de la vida psíquica: al presente, al pasado y al futuro. Duele el alma y duele el mundo .Todo además aderezado por toneladas de culpa irracional y persecutoria. La depresión y la esquizofrenia no subyacen en las conductas violentas y trágicas que han aparecido en la prensa.. Los pacientes deprimidos no asesinan ni matan simplemente se suicidan.

Es triste, irresponsable y éticamente reprobable que se siga estigmatizando a los pacientes que sufren, muchas veces en soledad, uno de los mayores sufrimientos que los seres humanos podamos padecer. Los profesionales de la Salut Mental tenemos que tomar conciencia de nuestro lenguaje y de los mensajes que lanzamos. Muchas veces confunden a nuestros pacientes y a sus familias. No hay que añadir fuego a la hoguera. Es un sufrimiento innecesario. La persona que padece un trastorno mental tiene su personalidad, su infancia, su familia, su trayectoria biográfica, sus valores y siempre su dignidad.. Dicen que los seres humanos sufrimos más de es-tupidez que de maldad, aunque aquella nos asuste o escandalice más. Solo desde la es-tupidez deshumanizadora , desde la irresponsabilidad, desde la indigencia ética y desde un depredador burnout se puede señalar públicamente y obscenamente al “ loco, al deprimido y a los drogodependientes”.

Son ellos los que ponen el sufrimiento y nosotros nos aliamos (con nuestro limitado conocimiento), con ellos para ayudarles. Son los denostados pacientes los que conocen y saben de verdad, desde su experiencia, que es un brote psicótico, una depresión etc… Ellos son los auténticos textos. Compartir su sufrimiento, resonar con él, esa nuestra tarea.

Todos estamos predelirantes o predepresivos. Todos estamos en riesgo de descompensarnos. Todos estamos pre-adictos. Todos somatizamos. No hay blindaje ni inmunidad contra las enfermedades mentales ni el sufrimiento emocional. Nadie nos curara de ser humanos.. Reconocernos y sentirnos humanos es reconocer que nadie mea colonia ni caga diamantes. Tolerancia cero con la estigmatización, sea cual sea y venga de donde venga. Es una tarea civilizadora que nos permitirá construir espacios sociales confortables donde quepamos todos y seguir evolucionando superando nuestro primitivismo.

Es corresponsabilidad de todos luchar contra la deshumanizadora estigmatización. Ahora bien esta tarea es altamente exigible a los profesionales, a los medios y a las redes sociales con gran poder de influencia en el espacio social. Su alto compromiso se deriva de su gran responsabilidad. Todos tenemos que contribuir a que el espacio social sea cada vez menos inhóspito y hostil. La palabra estigma se puede convertir desde la empatía y el respeto en la palabra ESTIMA, solo hay que quitarle la G. sabemos que estamos construyendo una sociedad donde casi toda la energía se canaliza en mantener el estatus.

Admitamos que es “normal” que un valor que no tiene precio sea considerado una ganga. Pero si el respeto no cuesta nada, porque escasea tanto?. Ya saben la lucha sigue, aunque a veces estemos en derrota transitoria pero nunca en doma.

¿Pasarías la ITV emocional?

Los esfínteres son músculos circulares con función de abrir y cerrar el paso. Controlan la comunicación de lo exterior con lo interior y el control voluntario posible. En la inspección de tácticas vitales se supone que ya somos maduros para controlar nuestros esfínteres inferiores. ¿Pero y los superiores? ¿Para cuándo la educación de los esfínteres superiores? Son los que regulan lo que “soltamos por la boca “, los cotilleos que atendemos, los asuntos donde “metemos las narices”, el despellejamiento del prójimo, la rumuropatia, etc.… Está claro que la evacuación de residuos intangibles contamina mucho la convivencia. Está claro que ladran luego cabalgamos pero es evidente que nos confesamos cuando hablamos de los demás ( Cioran dixit).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

Foro asociado a esta noticia:

  • Titulares estigmatizantes y otras estupideces

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    172006 | David - 01/08/2016 @ 00:40:29 (GMT+1)
    Parece que el mas debil en la sociedad pague el pato de las desgracias ajenas.Los excluidos en la sociedad son los malos porque si fueran buenos serian como todos, no es el hombre malo sino la sociedad en la que vivimos.
    171917 | T. Toranzo - 28/07/2016 @ 18:50:16 (GMT+1)
    Magnífico Miguel. En doma nunca y el control de los esfinteres superiores un reto para todos. La falta de respeto un problema. La escucha activa, valga la redundancia, parte de la solución

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.