www.mallorcadiario.com

Turismofobia antes que turistas

sábado 13 de junio de 2020, 00:00h

"Stop hotels". Así reza la primera pintada antituristas de la temporada, plasmada en el rótulo de uno de los hoteles de Alcúdia que acogerán este lunes a algunos de los alemanes que forman parte de la prueba piloto de llegada de turistas. El 'ataque preventivo' se adelanta, así, unos días a la experiencia que debe demostrar que Baleares es un destino seguro para el turismo y pone en riesgo la que probablemente es la más importante experiencia de cara a garantizar el progreso de la economía y el bienestar de las Islas.

Acciones de este tipo han sido muy notorias en anteriores temporadas turísticas, con gran repercusión mediática dentro y fuera de España. Algunas de ellas, con denuncias judiciales de por medio y todas, con un importante coste de limpieza y restauración. La turismofobia sale cara a los ciudadanos de Baleares, pero en las circunstancias actuales puede llevar a un descalabro considerable. La imagen de Baleares está en juego y la actuación de unos pocos radicales puede

Es por ello que estas acciones deben contar con el rechazo unánime de la sociedad, empezando por las administraciones. Es cierto que son protestas minoritarias, que no representan el sentir general de la sociedad balear, pero es necesario que se ponga en evidencia el riesgo que comportan para el interés general.

No cabe frivolizar ni minimizar su impacto ni calificarlo de "chiquilladas". Son actos vandálicos que deben ser perseguidos y castigados, a pesar de que algunas instituciones o partidos contemporicen o, incluso, se muestren tolerantes. Una simple pintada en un muro puede tener un efecto multiplicador fuera de las Islas que lleve a muchos potenciales turistas a no querer veranear allí donde parece que no son bien recibidos. El riesgo es muy alto y el daño alcanza a todos.


Compartir en Meneame