www.mallorcadiario.com

Ante el 8 de marzo

domingo 23 de febrero de 2020, 03:00h

Valoro positivamente que se promueva la igualdad entre la mujer y el hombre, la igualdad de todas las personas y la no discriminación por razón de raza, sexo, religión, etc.

Pero no lo que promueve la ideología de género, según la cual el sexo masculino y femenino son construcciones culturales. Algo que dista mucho de la realidad objetiva, imponiendo una ideología que proclama la superación del actual modelo de sociedad mediante la transformación de la diferenciación sexual en puras categorías culturales y, por consiguiente, opcionales y elegibles.

Hay que luchar por la igualdad de oportunidades y no por el igualitarismo: es absurdo establecer cuotas de hombres y mujeres al 50% a todos los niveles, pues los gustos de ambos no son los mismo. Lo lógico es que tanto mujeres como hombres tengan igualdad de oportunidades para acceder a aquel lugar que quieran, respetando la libertad individual.

La legislación actual debería incluir la principal discriminación que actualmente sufren las mujeres: por razón del embarazo y la maternidad. Ya sea en el mundo laboral, social o familiar.

No hay que establecer cuotas, pues a los cargos de responsabilidad deben acceder los mejores, tengan el sexo que tengan. Dar por hecho que las mujeres necesitan de estas cuotas para acceder a este campo sí que es sexista: muestra una desconfianza en la capacidad más que demostrada que tienen las mujeres de acceder a estos cargos y de desarrollarlos con igual o mayor efectividad y profesionalidad que los hombres.

Una normativa que luche por la igualdad de oportunidades y no por un igualitarismo que es en esencia discriminador, ya que no tiene en cuenta ni las diferentes características ni los diversos gustos que puedan tener hombres, mujeres o cada individuo en concreto. Unas preferencias que deben ser respetadas conforme al derecho a la libertad individual y que no pueden ser ni preestablecidas por el Estado ni juzgadas como peores o menos válidas dependiendo del sexo de la persona que las ejerza.

La ideología de género está presente en toda la actual legislación, fomenta el individualismo, limita los derechos de ser humano a la vida, limita los derechos de las personas a la libertad; sea de los padres a la educación de sus hijos, sea de las mujeres a ser madres. Esta ideología es contraria a todo conocimiento científico y, obviamente, a toda antropología humana. No es feminismo, porque no persigue la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer, sino que, simplemente, persigue conseguir la igualdad a base de eliminar la condición de hombre y de mujer.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.