www.mallorcadiario.com

Baile de máscaras

domingo 19 de mayo de 2019, 02:00h

A veces uno no sabe si los que le rodean son realmente quienes parecen ser o si, por el contrario, necesitan camuflarse bajo una máscara para ser ellos mismos. No deja de ser curioso el extraño poder que puede ejercer un simple trozo de cartón, tela, o cualquier otro material, cuando al cubrirnos el rostro, de repente nos damos cuenta de que podemos ver a los demás, sin que sepan quienes somos.

Las máscaras nos privan momentáneamente de la identidad que nos ha tocado en la sociedad en que la vivimos y nos regala un tiempo de anonimato especial. Tan especial que, lejos de tener que huir del bullicio para evadirnos, nos permite sumergirnos en él para disfrutarlo sin ser vistos, toda una contradicción.

Hace pocos días tuve la suerte de asistir a un evento organizado por una marca que no voy a mencionar, aunque se merecería que lo hiciera por la excelente y original puesta en escena. Una presentación en un formato poco habitual en nuestra Isla, y más habitual en grandes ciudades.

Aunque la idea era sencilla: cada asistente tenía que diseñar su propia máscara antes del baile, la puesta en escena contaba con un presupuesto nada desdeñable y una gran dosis de sofisticación: primera línea de mar, atardecer, mesas completamente llenas de telas, lazos, plumas, perlas, pulseras, collares, adornos de lo más variado, purpurina de todos los colores, pequeñas pistolas de pegamento (atrás quedan los tubos azules y blancos del pegamento IMEDIO de toda la vida), tijeras, flores etcétera.

No fue fácil para una cabeza tan “cuadrada” como la mía y poco hecha a las manualidades darme cuenta de que la ejecución requería no sólo habilidad, sino también una gran dosis de creatividad. Durante poco más de una hora más de un centenar de asistentes se olvidaron de sus mundos (su despacho, su casa, su deporte, sus problemas y sus alegrías) para centrarse absortos en un único objetivo: decorar su máscara.

La concentración de todos (yendo de un sitio a otro buscando los mejores materiales máscara en mano) era tal, que me recordaba esas clases de parvulitos cuando todos están concentrados con la plastilina entre las manos y los baberos llenos de colorines.

Por mi parte, tarde una hora con sus sesenta minutos en hacer lo que pude. Sinceramente, no pasaré a la historia como diseñadora de máscaras, pero es que quizás cada uno de nosotros diseño la máscara con la que más se identificaba o quizás la máscara detrás de la que se quería perder independientemente de como fuera ésta.

Si ustedes son como yo, de esos que nunca se han puesto una máscara ni para ir a la “rua”, les invito a jugar cualquier día de estos a decorar su propia máscara y colocársela después con la excusa de celebrar cualquier fiestecilla, les garantizo inmunidad absoluta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.