www.mallorcadiario.com

Baleares pasa de fase

sábado 09 de mayo de 2020, 12:17h

La edición del BOE de este sábado ha sido madrugadora. Viene cargada de buenas noticias. A partir del lunes se flexibilizarán actividades que han estado restringidas durante dos meses. Actividades sencillas que facilitarán la vida a los ciudadanos y que el control del brote del COVID obligó a limitar.

La limitación de las restricciones solo es posible en los territorios en los que la infectividad está controlada y el sistema sanitario tiene recursos para afrontar con solvencia el nivel de contagios estimado para el futuro de la infección.

No es poca cosa poder circular con libertad, visitar a la familia o poder sentarse en una terraza. Pero no debemos olvidar que el proceso de desescalada se inicia porque se hace imprescindible reiniciar de forma ordenada las actividades productivas. Se hace insoportable para la economía de muchas familias continuar sin trabajo y sin ingresos. Se hace irresistible para el sistema productivo alargar por más tiempo el confinamiento absoluto.

Sin embargo no deberíamos entender el mensaje de forma equívoca. No debemos olvidar que todo el esfuerzo previo puede resultar baldío si no se mantiene la disciplina social y se siguen con orden las medidas individuales preventivas para evitar los contagios.

El esfuerzo de la mayoría se pone en peligro con las actitudes insolidarias. En este sentido generan ciertas dudas las más de 500 actas administrativas diarias, por desobediencia, levantadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la comunidad. Casi veinte mil durante los sesenta días.

En el control de la epidemia se han cometido muchos errores. Algunos por omisión. Otros por acciones inoportunas y por falta de tino en la toma de decisiones. El continuo ensayo-error de algunas autoridades no preparadas para el puesto que ocupan tiene un coste inasumible para los ciudadanos. Las autoridades tendrían que ocupar los cargos acorde con su nivel de preparación. La autocrítica ha sido más bien poca. La intensidad de la epidemia ha permitido su control con un precio en forma de vidas y recursos que tardaremos en superar sin tener garantizados la aparición de nuevos brotes.

De hecho, se podrá progresar hacia las siguientes etapas de liberalización con riesgo asumible solo si hemos aprendido la lección. Si tenemos claros los cambios que tenemos que introducir en las formas de comportarnos a partir de ahora.

Como en otros órdenes de la vida el aprobado general por decreto no es una buena opción para ganar y garantizar el futuro. El esfuerzo y compromiso individual son necesarios y no delegables. Algunos, o no lo han entendido o simplemente no les interesa entenderlo y hacen peligrar los progresos colectivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.