www.mallorcadiario.com
El incivismo que convierte Palma en un estercolero cuesta más de 2,5 millones al año
Ampliar

El incivismo que convierte Palma en un estercolero cuesta más de 2,5 millones al año

martes 10 de septiembre de 2019, 22:01h

Palma está sucia. Es un mantra que se repite con frecuencia y que refleja una triste realidad. El problema es que buena parte de la responsabilidad de esa imagen tan poco agradable reside en cientos de palmesanos que no usan los contenedores de Emaya para tirar sus basuras, sino que las dejan en medio de la calle. Ese gesto tan cotidiano de abandonar los residuos fuera de los depósitos implica un gasto anual de más de 2,5 millones de euros para Cort y, por tanto, para todo los ciudadanos.

Encontrarse un colchón en medio de la calle es algo demasiado frecuente en Palma. Hay muchas personas que no tienen el más mínimo pudor de cambiar su viejo colchón por uno nuevo y deshacerse del antiguo dejándolo apoyado en un árbol o tumbado sobre la acera. De nada sirve que Emaya haya, desde hace años, establecido un día y unas horas para dejar trastos, cientos de personas lo hacen cuando les viene en gana sin ningún complejo. Mugrientos colchones, frigoríficos estropeados, televisores destartalados, ropa sucia, muebles viejos o bolsas de basura abiertas pueblan las calles creando focos insalubres y una imagen nada idílica de Palma. Pero más allá de eso, cuando alguien deja su basura fuera del contenedor no solo está cometiendo un acto de incivismo con el que ensucia la ciudad, y que es punible según las ordenanzas de Cort, sino que además crea un coste para las arcas municipales y, por consiguiente, para los bolsillos de los palmesanos. Emaya tiene que invertir anualmente más de 2,5 millones de euros en recoger todo lo que se deja fuera de los contenedores.

La empresa municipal de agua y alcantarillado cuenta con un servicio para recoger las bolsas y objetos que los ciudadanos dejan afuera de los contenedores. Esta patrulla, compuesta por vehículos auxiliares con un conductor, evidencia de forma gráfica el coste directo del incivismo.

Salen en las rutas de recogida de residuos para complementar el trabajo de los camiones recolectores ya que los conductores de estos no pueden bajarse a retirar toda la basura que la gente ha abandonado fuera de los depósitos. Así, es labor de este servicio auxiliar recoger bosas, envases y trastos abandonados el día que no toca.

Las cifras de la vergüenza son descomunales. Más de un millón de residuos son retirados anualmente y transportados hasta la planta de tratamiento por este servicio. Emaya valora incluso que se pueda superar el millón y medio de kilos. Y todo esto supone un coste anual que supera los 2,5 millones de euros. Una partida que no sería precisa si todo el mundo depositase los residuos en el contenedor correspondiente.

Este coste es independiente de lo que supone la labor diaria de barrenderos, que también tienen que hacer frente al incivismo de quienes tiran por la calle papeles, envoltorios de comida…

MULTAS DE HASTA 750 EUROS

El incivismo no sale gratis. De momento, el nivel de sanciones impuestas es escaso en relación al volumen de infracciones que se detectan a diario. Sirva de ejemplo que en 2018 se tramitaron 740 multas, de las que 558 fueron por tirar la basura fuera del contenedor.

Se sancionó a 415 ciudadanos, que fueron pillados cometiendo una infracción contemplada por la Ordenanza Municipal de Limpieza, Deshechos y Residuos Sólidos Urbanos, aprobada en 2017.

Los 12 controladores medioambientales de Emaya tramitan cien multas a la semana

En la actualidad el equipo está formado por 12 profesionales

Leer más

El artículo 72 de la Ordenanza estipula que las infracciones tipificadas como leves se sancionarán con una multa de hasta 750 euros.

La norma establece que “los residentes y transeúntes de la ciudad están obligados a prevenir y evitar el ensuciamiento de la ciudad” y se deja claro que está prohibido tirar a la calle “todo tipo de desperdicios, desechos o residuos, que son causa de ensuciamiento de la ciudad, muy especialmente y entre otros: colillas, masticables, cáscaras, peladuras, papeles, plásticos, envoltorios, latas, envases, botellas y desperdicios similares”.

Igualmente se prohíbe dejar en la calle residuos voluminosos, los enseres o residuos electrónicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

Foro asociado a esta noticia:

  • El incivismo que convierte Palma en un estercolero cuesta más de 2,5 millones al año

    Últimos comentarios de los lectores (9)

    193206 | Tom - 11/09/2019 @ 12:19:28 (GMT+1)
    Esto del "incivismo ciudadano" es la excusa más barata de Emaya. Osea las calles están sucias por eso y se quedan tan anchos, es como si la policia dijera "es que hay delicuencia porque hay delicuentes" y se queden sin detener a estos delicuentes... Lo que debe hacer Emaya es ponerse firme en la recogida de basuras, y dejar de echar la culpa a los ciudadanos. Que sí, que hay gente que deja las basuras y trastos por ahí tirados, pero no es el único motivo por el cual Palma está sucia. Le vendría bien a Emaya mucha autocritica!
    193199 | Lluis - 11/09/2019 @ 08:12:13 (GMT+1)
    Palma es una ciudad insalubre, las calles huelen a orines y heces de perro, y al pasar por la zona de contenedores de basura, el olor es apestoso. Muchas personas echan las basuras por la mañana y otras van removiendo y sacándolas a la acera. Cuando hay elecciones, las calles se limpian con agua a presión, hasta entonces nadie vuelve a pasar a limpiarlas. Es una ciudad degradada hasta parecer lo que es: un estercolero.
    193193 | Ice - 11/09/2019 @ 06:35:48 (GMT+1)
    Uno de los problemas que he visto es que la gente anciana al no poder abrir el contenedor de basura por estar este roto, tiene que dejarlo por motivos obvios cerca del contenedor de basura y otro son los que rebuscan en el contenedor y lo tiran todo fuera, por lo demás solo es cuestión de respeto y educación
    193191 | María Rosa Mayol - 10/09/2019 @ 22:53:43 (GMT+1)
    Numes al carrer Metge Darder es troben 12 bars la majoria amb terraces, 2 super 3 verdulerias, als bars i verd plenen als contenidors i el terra de caixes i molta brutícia de gent incívica, ningú porta aigua Per netejar pipis cans son canals es un barri molt brut
    193189 | Mallorquina - 10/09/2019 @ 16:30:33 (GMT+1)
    En mi zona sobran contenedores. Nunca se llenan. Y aún así hay guarros que sacan los trastos cuando les da la gana. Con lo poco que cuenta dejarlos en el balcón o el jardín hasta el día que toca!!!! Y no se trata de gente que tenga problemas para poder bajarlo otros días.
    193184 | Peter - 10/09/2019 @ 14:13:38 (GMT+1)
    Para mi es de mala gestión que haya un ejército de personal en Emaya y aun así Palma esté sucia. Entre la catedral y la Plaza Mayor circula un batallón de limpiadores a las 7 de la mañana en camioncitos barredores, con expiradores, etc.; luego desaparecen; mientras en las barriadas padecemos la suciedad pese a los limpiadores-escoba. Aparte de eso, el incivismo que impera en determinados barrios. Mandaría inspectores y policías de paisano cerca de los contenedores a multar día sí y día también o policías de uniforme cerca de los contenedores: nadie tiraría la bolsa fuera. Ni inculcar civismo ni nada, sólo la multa asusta.
    193183 | will - 10/09/2019 @ 13:39:07 (GMT+1)
    Incivismo de los ciudadanos??? es para partirse de risa Le invito que vengan a la zona donde vivo, donde tenemos cinco contenedores para practicamente todo el barrio, vas a tirar la basura y contenedores llenos... Tal vez el incivismo sea de emaya? O de los grandes dirigentes que tenemos en el ayuntamiento? Mas bien el incivismo es de los que nos dirijen por no poner medios,. Ellos si son unos incivilizados, que facil es culpar al ciudadano... PONGAN LOS MEDIOS NECESARIOS...en vez de gastarlos en gilipolleces
    193180 | pep tomeu - 10/09/2019 @ 12:22:13 (GMT+1)
    La gente es muy incivica eso es una realidad, pero casualmente éste gesto de bajar los trastos cuando vengan en gana se ha ido incrementando desde que Emaya decidió implantar un día a la semana por barrio para ésta recogida, cuando antes bastaba con llamarles y al poco tiempo ya te recogían los trastos. Ahora la gente piensa: lo dejo aquí tirado, total ya pasarán a recogerlo... Y así suma y sigue... Fue un gran error dejar que la gente decidiese cuándo bajar los trastos. ¿Qué ocurre con aquellas personas que no pueden, por el motivo personal que sea, tirarlos el día que está especificado en su barrio? Pues que lo tiran cuando pueden. A esto le sumas los que les da igual todo y lo tiran cualquier día, y el resultado es este.
    193171 | Jj - 10/09/2019 @ 08:50:55 (GMT+1)
    El grado de incivismo es importante, pero hay que describir bien el problema. Si la gente va a tirar la basura y ve el contenedor lleno, no la va a volver a subir a su casa, la dejará al lado del contenedor. Y eso se ha hecho asi durante décadas. Pero hoy en dia solo pasa un camion con un basurero que no se baja de la cabina, vacía el contenedor y se va dejando el resto. La patrulla "escoba" mete lo que hay fuera, dentro. Pero de este modo el contendor ya estará lleno cuando al dia siguiente la gente baje la basura y estaremos en las mismas. Respecto a otros enseres dejados en la calle, no todos se pueden dejar para la recogida selectiva. Si compras una lavadora a una tienda, pues hay un impuesto de recogida para que se lelven la anterior. Pero en algunos barrios menos agraciados la compraventa de segunda mano de uno a otro está a la orden del dia y no existe ya ningun servicio de emaya al que puedas llamar y que se lo lleven y llevar una lavadora o un televisor a un Punt Verd no está al alcance de todo el mundo. En temas de muebles, colchones y demás nada más que decir, se hace mal.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.