www.mallorcadiario.com

Datos para la esperanza

martes 09 de marzo de 2021, 00:00h

Baleares acumula 1.171 casos activos de Covid y una incidencia acumulada de 55 casos por 100.000 habitantes, datos que constatan el progresivo retroceso de la enfermedad que las Islas llevan registrando durante las últimas jornadas. Con toda la prudencia necesaria y sin echar las campanas al vuelo, es cierto que la pandemia remite en términos generales y permite albergar la esperanza de que la normalidad pueda recuperarse antes de lo que hace apenas un mes podría esperarse.

El Servicio balear de Epidemiología únicamente notificó este lunes 23 nuevos positivos y, por segunda jornada consecutiva, ningún fallecido a causa de la Covid. El índice positividad -el porcentaje de diagnósticos positivos de aquellos que se realizan la prueba- bajó al 2,01 por ciento.

Son buenos datos que se producen, además, en pleno incremento de la campaña de vacunación. Este lunes entró en funcionamiento la instalación en el polideportivo Germans Escales de Palma, que permitirá relanzar la inoculación masiva con 14 nuevas líneas de vacunación. Estas líneas forman parte del total de 52 que conformarán la red que Salut tiene prevista para proceder en las próximas semanas a inyectar grandes núcleos de población. Una campaña que alcanzará su velocidad de crucero en abril, cuando está prevista la llegada masiva de dosis de las diferentes vacunas.

Las cifras animan a confiar en el óptimo desarrollo de la situación en un breve plazo de tiempo. Corresponde ahora a los responsables políticos evaluar los datos y acordar el alcance y la modificación, si procede, de las restricciones vigentes. El portavoz del Govern, Iago Negueruela, se ha mostrado cauto pero también ha señalado que si los datos son positivos "se irá desescalando", lo que podrá traducirse la próxima semana en la reapertura del interior de los establecimientos de restauración o de las grandes superficies los fines de semana.

Parece lógico que las actividades se vayan recuperando, lentamente y con prudencia, sin arriesgarse a sufrir una cuarta ola ni precipitar decisiones que pongan en riesgo lo ya ganado. Sin embargo, y aunque sea lento, el avance debe ser decidido y resuelto. Tantos meses de sufrimiento merecen un respiro.


Compartir en Meneame