www.mallorcadiario.com

Día de las víctimas del comunismo

martes 23 de junio de 2020, 03:00h

Nuestras instituciones deberían celebrar el “Día de las víctimas del comunismo totalitario”, tal como se celebran otras jornadas. Ayudando, así, a que las nuevas generaciones no caigan en errores del pasado, manteniendo viva la memoria de cómo las malas ideas pueden resultar catastróficas para mucha gente.

Esta es una cuestión que gana importancia estos días en los que la actitud de muchos hacia el pasado y hacia la historia, es categóricamente negativa. Ya que la ideología de la corrección política es anti-pasado. Una actitud peligrosa, pues para estos grupos la historia es el enemigo que, no se ha de estudiar objetivamente ni tratar de comprender, sino tan sólo condenar y denunciar, facilitando, por tanto, su manipulación.

En cualquier caso, y más allá de esto último, la historia es una gran reserva de conocimiento y sabiduría. Mantener el recuerdo de los grandes acontecimientos de la humanidad, o los de nuestra pequeña comunidad, nos orienta en nuestra acción de hoy y del futuro. Erigimos monumentos y estatuas, elegimos nombres para las calles o los colegios, o acordamos días de conmemoración con el claro propósito de mejorar a nuestra sociedad y a nosotros mismos.

Así, el pasado septiembre, el propio Parlamento Europeo estableció que la especial obligación de promover y proteger la democracia, el respeto a los derechos humanos y el Estado de derecho, dentro y fuera de nuestras fronteras, conlleva también la de no olvidar nuestro pasado más trágico. Preservando el recuerdo de los crímenes cometidos por los regímenes comunistas totalitarios, así como los del nacional-socialismo. Uniendo ambos sistemas de gobierno en una cruel memoria.

Ciertamente, los regímenes totalitarios comunistas no sólo han gobernado a una gran parte de la humanidad, sino que han llegado a ser una tentación para algunas democracias de nuestro entorno. Envueltos en una nube de propaganda, hubo que esperar hasta el final de la guerra fría para conocer el verdadero alcance de las más terribles atrocidades cometidas. Por eso, en 1986 en muchas ciudades del mundo se organizaron manifestaciones bajo el lema “El día del lazo negro” con el objetivo de llamar la atención sobre los masivos crímenes y violaciones de los derechos humanos cometidos por aquellos totalitarios regímenes. Posteriormente se estableció el 23 de agosto como “Día de las víctimas del Estalinismo y el Nazismo”.

Sin embargo, actualmente cualquiera de nuestros estudiantes de secundaria o de universidad, si bien conoce lo ocurrido durante el Crack del 29 atribuyendo sus males al sistema capitalista, desconoce por completo lo que significó el genocidio ucraniano del Holodomor, o la Sistematizarea de Ceaucescu, o cuáles fueron los terribles sucesos del Gran Salto Adelante y de la Revolución Cultural de Mao o la ruralización de Pol-pot…etc. Una distorsión que puede tener graves consecuencias por la simple ignorancia del pasado.

Es cierto que desde hace algún tiempo se realizan actos en recuerdo de las víctimas del nacismo. Sin embargo, pocas instituciones de nuestro país, y tal vez ninguna de nuestra comunidad ha incorporado la conmemoración promovida por la UE a su calendario. Quizás ha llegado el momento de hacerlo, para contribuir a apartar la propaganda desenterrando la historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios