www.mallorcadiario.com

El precio de la soberanía (alimentaria)

viernes 13 de diciembre de 2019, 08:35h

En Podemos están que se salen. Directores Generales y asesores digitales -esto es, elegidos a dedo- del partido que ha de redimir al proletariado español de toda injusticia social se llevan al coleto 78.000 euros anuales, algo que el inefable Yllanes justifica en que los pobres son 'forasters' y en que ya realizan suficiente sacrificio viniendo a este ignoto archipiélago a rescatar a los aborígenes de la barbarie, por lo que merecen ese sobresueldo anual de 22.000 napos.

La vivienda y el transporte en Mallorca son muy caros, dice el vicepresidente, dato que ya sabemos que no afecta a los nacidos en la isla, porque es público y notorio que todos nosotros venimos al mundo con la escritura de propiedad de un chalet en primera línea del Puerto de Andratx y un Porsche carrera en el garaje, llaves puestas.

Una de las agraciadas con esa mísera compensación ha sido la Directora General de Políticas para la Soberanía Alimentaria, la asturiana Paula Valero, de la que debemos aclarar que su principal cometido es el de explicarnos a diario a qué cojones se dedica. Imagino que también entra en su justísima nómina el ilustrar a los ignorantes isleños sobre la cuestión de para qué diantre hay que ir hasta Asturias para que una 'forastera' -Yllanes dixit- enseñe a los baleares a ser alimentariamente soberanos. Ya sé que somos un pueblo de ignorantes y analfabetos, pero en esta cuestión creo que se han pasado.

Porque aquí, de soberanos y soberanistas tenemos para dar y regalar, comenzando por el Rey Nuestro Señor -a.q.D.g.- en Marivent, siguiendo por todos los bares de barriada con las copas del brandy barato que es cosa de hombres y culminando en los chicos de Més, soberanistas donde los haya. Ya no podemos ser más soberanos. Gilipollas, seguramente sí.

Por si fuera poco, los indígenas nos empeñamos en comer cosas distintas al resto de los homínidos, de manera que no sé muy bien si la Sra. Valero ha tenido que abandonar la excelsa y gaseosa fabada -ese sí es un sacrificio- y está haciendo cursos acelerados de matances, llenado, cosido y atado de sobrassades, llangonisses y botifarrons, o si se ha suscrito al canal de cocina mallorquina de doña Maria Gibert, youtuber top ten y gurú por excelencia de nuestra soberanía alimentaria, con permiso de chefs de relumbrón acostumbrados a torturar las viandas soberanas de las islas y hacernos pasar más hambre que un maestro de escuela para mayor gloria de Paul Bocuse.

Pero todo eso son zarandajas. La Sra. Valero y sus seis compinches continentales, de momento, arriman a sus casas 78.000 del ala. El proletariado 'foraster' está, pues, de enhorabuena, porque seis de los suyos ya están montados en el dólar.

Por cierto, habrán notado que me apellido González, lo digo porque yo también soy 'medio foraster'. A ver si al menos me caen 11.000 de este Govern nuestro tan generoso que no sabe bien qué hacer con la pasta que recauda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.