www.mallorcadiario.com

El REB que no llega, ¿una carta electoral de cara a mayo?

lunes 31 de diciembre de 2018, 22:00h

En los albores de un nuevo año marcado por las ya inminentes elecciones de mayo, uno de los grandes caballos de batalla de la legislatura sigue galopando. Es la única cuestión en la que todas las fuerzas políticas coinciden: las Islas Baleares necesitan un REB, un Régimen Especial para Baleares, un extra que ayude a compensar la insularidad (doble e incluso triple en el caso de Formentera) más allá de la financiación autonómica. Tras años de excusas, negociaciones infructuosas y logros a medias, nuestra Comunidad necesita el REB y lo necesita ya.

Conseguir el REB ha sido la principal apuesta de la presidenta del Govern, Francina Armengol. La promesa de contar con él a uno de enero se ha desvanecido. La apuesta fallida de Armengol ha topado primero con un quisquilloso Cristobal Montoro, con la caída del ejecutivo de Mariano Rajoy después y, finalmente, con las sonrisas, buenas palabras y pocas o nulas intenciones de un Pedro Sánchez afanado entre viaje y viaje en aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que dependen del incierto apoyo (o moneda de cambio) del independentismo catalán.

La hábil consellera de Hacienda, Cati Cladera, ha mantenido numerosos encuentros con el Gobierno Central y llegó a dar por hecho el REB en tiempos aún de Montoro. La ilusión se vino abajo cuando Cladera anunció que con el Gobierno de Sánchez la negociación comenzaba de cero otra vez. Sánchez y Armengol se han visto, han sonreído, han prometido... A primero de enero, nada. La presidenta insiste (así lo hizo en su mensaje a los ciudadanos de Fin de Año) en “seguir luchando”. Una desconcertada Pilar Costa reconoce que no sabe en qué forma y manera se aplicará el REB. ¿Tal vez por Decreto Ley? Ahora se dice que se aplicará en el primer semestre del año, antes de junio.... ¿Será el REB un carta electoral de cara a mayo?

Resulta este extremo preocupante. No deberían Armengol y Sánchez errar en una cuestión tan importante. La consecución del REB merece el “todos a una” que diría Lope de Vega. La financiación de Baleares debe estar por encima de colores, de resultados electorales y demás juegos políticos pues en ello va la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos. Convertir el REB en promesa electoral supondría una enorme trampa, un juego electoral en el que ni los que gobiernan ni los que están en la oposición deberían jugar.


Compartir en Meneame