www.mallorcadiario.com
'Muchos pedófilos creen que como no tocan a los menores no es abuso'
Ampliar

"Muchos pedófilos creen que como no tocan a los menores no es abuso"

viernes 09 de octubre de 2020, 13:13h
Es, probablemente, la cara más oscura e inhumana de nuestra sociedad: el negocio de la pedofilia. Adultos abusando de niños e incluso bebés para distribuir las imágenes a individuos de todas las edades y en cualquier punto del planeta. La Policía Nacional ha asestado recientemente un duro golpe a esta aberrante industria, deteniendo a doce hombres en España acusados de intercambiar material sexual de menores a través de mensajería instantánea. mallorcadiario.com habla con el policía José Díaz, del departamento de Delitos Tecnológicos del Cuerpo Nacional de Policía de Baleares.

Cuatro de los detenidos en esta última operación contra la pedofilia son menores y otros siete están en la veintena. Chicos jóvenes compartiendo depravaciones con niños. ¿Esto es habitual?

Es llamativa la edad, sí. Cuando yo empecé en esto nos encontrábamos con un perfil de hombre más mayor pero ahora sí que hay un aumento de pedófilos bastante jóvenes.

¿A qué lo atribuye?

Es posible que tenga algo que ver con el consumo de pornografía desde edades tempranas. El móvil les da acceso a imágenes sexuales cada vez más fuertes y llega un momento en el que algunos quieren más. Por otro lado, creo que tiene mucho que ver con los conocimientos tecnológicos de los chicos de hoy en día. Están mucho más preparados para bucear por internet que las generaciones anteriores.

¿Cómo consigue un pedófilo material de este tipo?

Existe el internet abierto a cualquier usuario y luego está la Deep Web, una 'internet profunda' que, a su vez, acoge la DarkNet. Ahí hay foros ocultos y encriptados en los que se intercambian enlaces a comunidades de pedofilia específicas. Hubo en juicio a principios de año contra un joven de Palma por compartir pornografía infantil: vídeos de bebés abusados, unas imágenes verdaderamente duras. Este chico consiguió dicho material gracias a enlaces de grupos de Skype a través de la Darknet.

Pero, ¿es relativamente fácil acceder a estos contenidos?

No es tan fácil encontrarlo en la DarkNet. Para empezar, entrar es complicado, y luego dentro, tienes que saber exactamente lo que buscas. No es el internet convencional, se usan palabras clave.

¿Cómo consiguen los pedófilos llegar a ese objetivo?

Una de las condiciones para estos chats/foros es distribuir. Si tú no das material, no te dan. De este modo, el resto entiende que no eres policía. Asimismo, hay foros a los que se llega pagando: pedofilia a la carta. Si quieres fotos de una menor de 5 o 12 años, y no existe, te lo consiguen.

Para acceder a la DarkNet ¿se requiere un software específico? ¿Es fácil conseguirlo?

Es una especie de navegador: Thor. Te lo instalas en el ordenador, lo configuras, y esto te permite acceder a la Deep Web. Una vez dentro, ya sea a través de buscadores o del enlace que alguien te ha pasado, vas investigando y adentrándote.

¿Cómo investigan ustedes, los policías?

Hay diferentes vías. Por un lado, están las investigaciones propias (el ciberpatrullaje que nosotros realizamos) y las denuncias de ciudadanos que nos lleguen y que nos ponen en la pista de algún caso.

Por otra, tirando de la información que nos proporciona un organismo estadounidense denominado NCMEC, que tiene acuerdos con Facebook, Instagram etc. Cuando estas plataformas detectan un archivo de pornografía infantil, se lo comunican y luego nos llega a nosotros. Trabajamos mucho con ellos.

Y la tercera vía es la investigación de descargas de E-mule. Cogemos un archivo, vemos qué personas lo están distribuyendo y a partir de ahí investigamos.

¿Es difícil tirar del hilo en estos casos?

Mucho, esto no es como un atraco. Aquí hay muchos mecanismos para no dejar rastro y ocultar la identidad. Piense que son personas muy puestas en estos ámbitos o que saben informarse perfectamente bien en Internet. Yo hoy pongo en Google ‘¿cómo ocultar mi identidad?’ y voy a encontrar mil guías. Luego, por supuesto, hay quien directamente desconoce todo este camino y acaba poniendo en eMule “pornografía infantil”, le salen miles de archivos y se los descarga.

A lo fácil.

Bueno, en una red social tan normal como Twitter, por ejemplo, se crean 'perfiles gancho' y los que están interesados en ese material le contactan.

Por tanto, los canales de distribución han aumentado.

Antes sólo estaba eMule pero ahora pueden conseguir material pedófilo a través de whatsapp, Telegram, Skype, redes sociales... Aunque no lo parezca, se usa muchísimo, tanto en abierto como en privado. Opera en la oscuridad y también en el mismo Messenger de Facebook, por ejemplo.

Lo cierto es que se ha profesionalizado mucho y por ello, contamos con la figura del agente encubierto. Compañeros que, previa autorización judicial, acceden a estos círculos e investigan desde dentro.

Cuando detienen a un pedófilo que consume este tipo de material, ¿lo llegan a pintar como algo normal?

Muchos. Creen que como no tocan a los menores, no pasa nada, no es abuso. Su razonamiento es "me gustan estas imágenes, yo no toco a nadie ni se lo paso a nadie así que aquí no pasa nada". Y sí, claro que pasa.

¿Les consta que estas tendencias puedan derivar en delitos presenciales, es decir, de la compra, visionado y distribución a la agresión sexual física?

Mi opinión personal es que es el paso previo. Es como una escalera y si no los paráramos, irían a más. Llegaría un momento que se cansarían de ver estas imágenes y querrían más.

¿Cuando realizan un registro suelen encontrar más material del que ya tenían?

Sí. Nos llega una información, la investigamos cuidadosamente -a veces, durante años-, y cuando determinamos desde dónde se ha podido distribuir, solicitamos una entrada y registro. Accedemos al domicilio y siempre encontramos más de lo que nos ha dado la pista y hemos rastreado.

¿Usted visiona las imágenes?

Sí.

Y ve barbaridades.

Todas, aunque no siempre hablamos de abusos a bebés. Esto va desde eso hasta disfrazar de manera sexy a una niña y ponerla en ciertas posturas por ejemplo. Evidentemente, también es delito.

Me atrevería a decir que su trabajo es, si no el más duro, uno de los más duros que existen. ¿Cómo se lleva?

Es muy difícil pero es nuestro trabajo. Alguien tiene que hacerlo y sobre todo, hacerlo bien. Yo intento hacer callo y cuando salgo del trabajo desconecto la cabeza. Piense que además de policías, somos padres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios