www.mallorcadiario.com
'Nos hemos acostumbrado a vivir en una economía subvencionada'
Ampliar

"Nos hemos acostumbrado a vivir en una economía subvencionada"

Por José Luis Crispín
viernes 25 de marzo de 2022, 16:35h
Como economista, Tomeu Cantallops, advierte en esta entrevista a mallorcadiario.com de los peligros que conlleva acostumbrarse a vivir de una economía subvencionada. Al mismo tiempo, cree que Baleares afrontará mejor que otras autonomías la actual crisis económica pero alerta de la inflación y del incremento de la prima de riesgo.

Haga una valoración de la actual situación económica de Baleares.

El Cercle d'Economia de Mallorca elabora un índice económico que se revisa cada mes y este índice está basado en diferentes indicadores que se comparan con el mes anterior. La impresión es que la economía de Baleares se está recuperando porque cuenta con unos índices superiores a los del mes anterior y, además, estos índices se van acelerando. Este proceso de aceleración es importante porque muestra que todos los indicadores aumentan. Ahora bien, el conflicto bélico en Ucrania puede hacer retroceder estos indicadores positivos.

¿Esta aceleración va de la mano del sector turístico?

Esta aceleración realmente viene dada porque veníamos del cero absoluto. En el último trimestre del 2020 ya empezó a detectarse un ligero aumento; el año 2021 fue muy bueno a nivel de crecimiento porque ya veníamos de cifras muy bajas. Este impulso llega porque la economía de Baleares está basada en el sector servicios y esto ha provocado que la actividad económica vaya hacia arriba.

¿Puede soportar una economía como la española y la balear una pandemia de dos años y posteriormente una guerra como la de Ucrania con el consiguiente incremento de los precios de la energía y los combustibles?

La experiencia nos aconseja que no hay que olvidar de dónde veníamos. En 2008 se produjo la quiebra de Lehman Brothers, el crack financiero. Posteriormente, en el año 2012, se produjo otra crisis muy importante a la que la gente no le ha dado mucha importancia y que se produjo porque los Estados, habíendose endeudado muchísimo, tuvieron un déficit público enorme y hubo unas restricciones tanto a nivel de inversiones públicas como bancarias muy significativas y la economía también se resintió. Ahora que estábamos saliendo vienen la pandemia y la guerra. Tantas malas noticias son difíciles de asumir, con la dificultad añadida de que ahora nos ha llegado el enemigo invisible que es la inflación. No obstante, creo que Baleares saldrá bien parada porque tenemos una economía muy elástica.

Es difícil de soportar una inflación tan desbocada.

Efectivamente. Tenemos una inflación desbocada que viene originada básicamente por la pandemia e intensificada por la actual crisis energética. La masa monetaria se ha incrementado muchísimo y los Estados han volcado muchísimo dinero en el sistema. Acaba la pandemia y todo el mundo quiere consumir productos, pero nos encontramos con un gran cuello de botella producido por barcos de contenedores en todo el mundo que no pueden cargar y transportar mercancias, lo que genera una crisis de suministros muy fuerte ya antes del conflicto bélico. Y nos tememos que esta inflación desbocada vaya en aumento.

"Temo que la inflación desbocada vaya en aumento"

La ministra de Economía, Nadia Calviño, dijo recientemente que bajar los impuestos no era la solución y mucho menos bajar el IVA y el IRPF. ¿Qué piensa al respeto?

Bueno. La ministra forma parte de un Gobierno que tiene problemas de recaudación. La fiscalidad tendrá que bajar en algún momento porque la crisis está en la calle. Entiendo que lo que ella dijo es que una bajada de impuestos en determinados temas no repercutiría sobremanera en el precio, que lo que habría que atacar es el coste de producción. Por ejemplo, en la gasolina casi un 70 por ciento es imposición fiscal. Entonces ¿por qué la gasolina no baja tan rápidamente cuando lo hace el barril de petróleo?, pues porque tenemos unos costes fijos vía impuestos que hacen que no baje tanto.

¿Cómo puede impactar en Baleares la situación de guerra en Ucranía?

Con esta guerra, partiendo del hecho de que no es bueno alegrarse de los males de otros, se puede producir lo que ya pasó en la denominada Primavera árabe donde Baleares se benefició y mucho de esta revuelta social. En estos momentos, también podría producirse un efecto secundario pues Turquía y otros países que están cerca de la guerra pueden mirar hacia Baleares. Por tanto, Baleares, si no hay muy malas noticias o que la guerra se recrudece, puede tener unas muy buenas perspectivas para este año.

Hablando de turismo, se está profundizando en Baleares en el desarrollo de un nuevo modelo económico y el Govern balear ha apostado por otros sectores productivos más alla del turismo para lograr una economía más diversificada. ¿Es factible?

A ver si esta vez es verdad. Lo digo porque este es un tema recurrente y aquí se ha hablado sobre esta diversificación y del peligro de estar la economía tan concentrada. Lo que sucede es que la máquina es muy difícil de parar. La economía de Baleares es eminentemente turística y no lo vamos a cambiar de un día para otro. Lo que sí se puede cambiar es que este turismo cada vez sea mejor, tanto en instalaciones como en los turistas que nos llegan. Ahora bien, para lograr esta diversificación es necesaria la inversión tanto pública como privada y la inversión pública en Baleares es limitada. La inversión público privada tiene que ayudar para que otros motores se enciendan. De todos es sabido que la tecnología y la innovación van por delante y en este campo Baleares tiene un valor añadido. Luego, hay que tener en consideración otros nichos como investigación marina o tecnología azul y la economía verde. Pero repito, cambiar un modelo de un día para otro no lo va a hacer nadie.

En relación con las modificaciones incluidas en la nueva Ley Turística. ¿No cree que si aceleramos todas estas modificaciones podríamos llegar a matar la gallina de los huevos de oro?

Por mucho que aceleremos los cambios, el mercado no lo va admitir. Tú puedes intentar cambiar un modelo pero si la gente quiere seguir viniendo aquí, los hoteles siguen abiertos y llegan los aviones, esto no lo va a cambiar nadie. De lo que se trata es derivar todos estos recursos que se obtengan a través del turismo a otros sectores.

¿Nos hemos acostumbrado a una economía subvencionada a raíz de la pandemia?

Sí. Por supuesto. Es un gran problema y el botón de muestra es la cantidad de personas que han abandonado su trabajo voluntariamente. Una de las características del inicio de la inflación fue que las empresas tenían dificultades para contratar personal por dos motivos: uno, porque los que estaban no querían incorporarse y otro porque faltaban especialistas. ¿Economía subvencionada? Estoy totalmente de acuerdo. En estos momentos, la gente está acostumbrada a pedir dinero público. El gran peligro de esto es que el Estado tiene una deuda del 140 por ciento del PIB. ¿Qué quiere decir con esto? Que tanto Europa como las autoridaddes monetarias van a recetar rápidamente la consolidación fiscal. Ante esta situación, España tendrá que salir al mercado otra vez y ahí entra otro fantasma que es la prima de riesgo y esta prima se está acelerando.

"El endeudamiento está acelerando la prima de riesgo"

Visto este panorama, ¿al ciudadano tan sólo le queda la opción de ahorrar y apretarse el cinturón?

¿Ahorrar? Durante la pandemia los ciudadanos han ahorrado pero con el tiempo han ido sacando este dinero, ayudando a las familias. Los ERES también han ayudado así como las subvenciones a los fijos discontinuos, pero ¿que le queda a la gente? Los ciudadanos se están empobreciendo porque la inflación está al 7 por ciento y los convenios que se negocian son más bajos. Aquí, quien ingresa es el Estado a través de la inflación ya que se deprecia el dinero pero la fiscalidad es la misma. Creo que nos esperan unos años muy duros y baste ver el estallido social de estos días.

Siempre queda la solución temporal de acogerse a las pequeñas ayudas que el Estado ofrece a diversos colectivos, las llamadas "política de chequera".

Esto no es la solución; es como lanzar dinero desde un helicóptero. La política de subvenciones nunca ha sido el fundamento de una economía productiva. Llega el momento en que algunos Estados tienen y deben estar al lado de los ciudadanos. El Gobierno ha dicho que "no dejaremos a nadie atrás". Ya veremos cuando todo esto acabe; habrá gente que se quedará en la cuneta cuando todo esto acabe, estoy seguro que sí. Conozco a personas que han cerrado su negocio y que no lo van a volver a abrir, no quieren estar más en esta rueda. Nunca la política de subvenciones ha sido una buena compañera y menos para la economía productiva.

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame