www.mallorcadiario.com
Los estafadores se ceban en los que buscan un piso de alquiler en Mallorca

Los estafadores se ceban en los que buscan un piso de alquiler en Mallorca

Por Joan Miquel Perpinyà
x
jmperpinyamallorcadiariocom/10/10/25
jueves 13 de junio de 2024, 05:00h

Escucha la noticia

La escasez de vivienda de alquiler asequible y su carestía ha disuadido a muchos trabajadores de temporada a trasladarse a Mallorca para trabajar este verano. Pero los que lo intentan se encuentran con un peligro real, los estafadores van a por ellos. Les contamos el caso de una pareja de chicas que quiso venir a la isla pero finalmente arrojaron la toalla tras tres intentos de estafa y, además, no encontrar un piso que pudiesen pagar con sus dos sueldos.

Carlos reside en Campos desde hace 15 años aproximadamente. Aunque es mallorquín de nacimiento, siendo adolescente sus padres decidieron regresar a su ciudad de origen, Sevilla, aunque aquí se quedaron varios tíos, tías, primos y primas. Por esta razón, él decidió trasladarse a Mallorca y tras un breve paréntesis en Palma, optaron por buscar una vivienda en Campos, donde en aquellos momentos la oferta inmobiliaria de alquiler era mucho más económica que en la capital.

A finales de mayo, Carlos escribió en sus redes sociales que su hija mayor, que vive en la península, había decidido trasladarse a Mallorca para trabajar durante la temporada junto a su pareja. “Sé que puede sonar a coña, pero no es un chiste, necesita piso de alquiler. Si se aparece la Virgen, conocéis a alguien que pueda ayudarnos o alguna otra circunstancia, contactadme por privado”, pedía así Carlos ayuda a su círculo de amistades y allegados.

Una semana después, se daba por vencido ante la imposibilidad de conseguir alquilar una vivienda a un precio razonable. “No pudo ser. Mi hija y su pareja se quedan sin poder venir a trabajar. Las dos empezaban a trabajar este sábado, pero no han conseguido un sitio para vivir que no les cueste más que el sueldo que van a ganar. Después de tres intentos de estafa y de descubrir que es imposible alquilar en Baleares, han perdido la reserva de los viajes porque finalmente no van a venir a Mallorca”.

Pocos pisos de alquiler y todos muy caros en Campos.

Desanimado e indignado, Carlos clamaba en sus redes sociales: “Está claro que lo de los precios del alquiler va a reventar por algún sitio y ya sabemos quiénes serán los perjudicados. Es vergonzoso que se esté echando a la gente de sus pisos con la extorsión de que o pagan más alquiler o a la calle; y que la gente que vive aquí, aun teniendo trabajo, se tenga que marchar, como seguramente nos acabará pasando a casi todos”.

ESTAFAS

La hija de Carlos puso un anuncio en la web milanuncios.com y en varias redes sociales. Rápidamente le contactó una mujer, que dijo llamarse Puri, ofreciéndole un piso en la calle Lluís Martí, de Palma. 700 euros al mes, con los gastos de agua y comunidad incluidos. La luz, a parte.

“Te explico, yo y mi marido estamos trabajando en el hospital de Alicante y tengo que preparar todo desde aquí el contrato etc. y ya sería ir, conocernos, ver la vivienda, firmar el contrato y ya te entrego las llaves y no te preocupes por nada, la vivienda está tal cual la ves en las fotos, la cocina dispone de vajilla, ollas, sartenes, microondas, horno, lavavajillas, lavadora, también dejamos sábanas y toallas. Puedo preparar todo para ir el jueves y volver viernes y así hacer todo, así os vais instalando, etc.”

La supuesta arrendadora le envió un modelo de contrato de alquiler. “Esta es la plantilla del tipo de contrato que hacemos, aunque hay que cambiar varias cláusulas para ajustarlo a su alquiler. Lo haré de 6 meses renovable y solo necesito un contrato de trabajo y un mes de fianza que se devuelve a la salida”. E incluso le envió una foto de su DNI, para ganarse la confianza de la hija de Carlos. Ellas le enviaron su DNI para que pudiera hacer el contrato de alquiler.

Como en dos ocasiones anteriores les intentaron estafar telefónicamente, pidiéndoles dinero por adelantado, en esta tercera ocasión ya estaban con la mosca detrás de la oreja, aunque el hecho de conocer la indentidad de la interlocutora les dio mucha confianza.

Al preguntar por la dirección completa, con piso y puerta del inmueble a alquilar, la supuesta arrendadora no se avino a facilitar esa información: “La puerta exacta de mi casa, como comprenderás, está vacía ahora mismo y no te voy a dar la dirección más que nada por precaución ya que hace dos años se nos metieron okupas y no me fío de dar mi dirección a nadie y mucho menos si está vacía, si hubiera alguien a lo mejor”. Mosqueante.

Quedaron para ver el piso un jueves y allí firmar el contrato, pagar la fianza y recibir las llaves. Sin embargo, tres días antes la supuesta propietaria llamó a la hija de Jesús por teléfono –esto es importante, pues no queda constancia escrita– para pedirle que le pagase la fianza a través de transferencia bancaria, pues no quería ir desde Alicante a Palma si tener una garantía.

Fue entonces cuando, una vez más, se le encendieron todas las señales de alarma de que podía estar, nuevamente, ante un intento de estafa. El tercero en una semana. Los tres intentos por alquilar una vivienda resultaron fraudulentos. Y con la desmoralización consiguiente, decidió arrojar la toalla y renunciar a trabajar este verano en Mallorca.

El DNI que les había facilitado la presunta estafadora resultó ser auténtico, pues al acudir a la Guardia Civil para denunciar el hecho, pudieron constatar que a la tal Puri le constan hasta once antecedentes policiales en distintos lugares de la geografía nacional, desde Andalucía hasta Huesca, Badajoz, Valladolid o Alicante. Todos ellos por estafa y alguno por falsedad.

Así pues, a la supuesta estafadora no le importa que sus víctimas conozcan su identidad real ni que la denuncien, pues al tratarse de estafas de poca entidad económica (en este caso 700 euros) sabe que no será condenada a prisión y así sigue sin miramientos con su actividad delictiva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios