www.mallorcadiario.com

Fraude contra la cultura, España y la libertad

jueves 27 de julio de 2017, 03:00h

La ley balear aprobada por PSOE, MES y PODEMOS es un fraude de ley. Modifica aspectos esenciales de la lidia prohibiendo de facto la celebración de corridas de toros, en contra de la legislación y la jurisprudencia, al hacer irreconocible la fiesta de la tauromaquia.

Los partidos de la izquierda separatista que nos gobierna, ante la imposibilidad de prohibir los espectáculos taurinos, han aprobado una Ley plagada de excentricidades esperpénticas que pasará a la historia como uno de los mayores ridículos protagonizados por unos parlamentarios autonómicos.

Los falsos animalistas que la han aprobado afirman que no es una prohibición de las corridas y que la sentencia del Tribunal Constitucional deja margen para aprobar esta regulación autonómica, lo que es totalmente falso.

La tauromaquia es cultura, arte, tiene una tradición, una historia, una estructura y un contenido propio. Alterar sus aspectos esenciales con propuestas estrambóticas, demuestra la intención de suprimir la cultura taurina en Baleares. Una de las regiones de España donde la tradición taurina es más antigua.

Esta ley autonómica demuestra, una vez más, el perjuicio y derroche inútil que supone la transferencia de determinadas competencias a las comunidades autónomas. Y lo que es más grave, su aprobación infringe la Ley 18/2013, que declara la tauromaquia como Bien de Interés Cultural fijando las competencias estatales en esta materia, y la ley 10/2015, para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, que protege La sostenibilidad de las manifestaciones culturales inmateriales, evitándose las alteraciones cuantitativas y cualitativas de sus elementos culturales ajenas a las comunidades portadoras y gestoras de las mismas. Justo lo que hace esta ley aprobada modificando elementos fundamentales de la cultura taurina.

Por otra parte, la esperpéntica ley vulnera, también, la doctrina constitucional recogida en la sentencia del 20 de octubre de 2016 que declaró nula la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, confirmando que es el Estado el que tiene la competencia exclusiva de proteger y conservar la tauromaquia, patrimonio cultural común de todos los españoles.

Obsesionados con sus políticas prohibicionistas son capaces de aprobar bodrios legales que de aplicarse en las diferentes taifas autonómicas provocarían la extinción del propio toro de lidia. Que no les distraigan con falsos argumentos animalistas. El animal se las trae al pairo. La finalidad es acabar con la mayor manifestación cultural común a toda España. El fin político es socavar el legado español. Como ya han hecho con la prohibición de escolarizar a un niño en nuestra lengua común.

Harían bien nuestros diputados en leerse la exposición de motivos de la Ley 18/2013, que ya alertaba de las totalitarias maniobras de algunas formaciones políticas que quieren imponernos su visión exclusivista de la cultura: “La fiesta de los toros y los espectáculos taurinos populares son algo vivo y dinámico, sujetos a constante evolución, sin que se puedan hacer conjeturas sobre de qué manera se adaptarán a las sensibilidades cambiantes de nuestros tiempos u otros venideros. Esto dependerá de que se mantenga la afición popular y de que la misma sea capaz de renovarse en las nuevas generaciones de aficionados que son los que, en su caso, deberán mantener, actualizar y conservar la fiesta de los toros. Pero en todo caso, será desde la libertad de la sociedad a optar y desde la propia libertad que significa la cultura, no cercenando el acceso a ésta.”

Otra vez un parlamento autonómico legislando contra España y la Libertad. Confiemos en el breve recorrido de esta fraudulenta ley; y en futuros parlamentarios que no dediquen su tiempo, que es el nuestro, a decirnos como tenemos que vivir, que nos tiene que gustar, o como tenemos que educar a nuestros hijos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios
Compartir en Meneame