www.mallorcadiario.com

Hay que erradicar la violencia machista

sábado 25 de noviembre de 2023, 00:00h

Escucha la noticia

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Esta jornada ha de servir para denunciar la violencia ejercida sobre las mujeres en todo el mundo y también para reclamar políticas reales y efectivas para su erradicación.

La violencia de género es aquella que la Ley define como la violencia que se ejerce sobre las mujeres por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia; y que comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.

Este tipo de violencia debe ser erradicada de nuestra sociedad, pues no es admisible el elevadísimo número de víctimas de la violencia machista que cada año registran las estadísticas oficiales. Porque más allá de una fría cifra, 52 mujeres asesinadas en lo que llevamos del año 2023, 1.237 desde 2003, estamos ante auténticos dramas personales y familiares que la sociedad no puede resignarse a soportar.

Hay que acabar con cada acto de violencia, por pequeño que sea, por desapercibido que pase para el conjunto de la población, pero que por sí mismo supone un acto de humillación y de sometimiento del hombre sobre la mujer. Es preciso denunciarlos siempre y en todo caso, sin aceptarlos como algo inevitable, involuntario, sin maldad o porque siempre ha sucedido así. De ningún modo.

Estamos ante un enorme fracaso colectivo como sociedad y como país, pues pese a los ingentes recursos que se vienen dedicando a erradicar este fenómeno criminal, los casos no descienden. Y lo peor es que, según indican las encuestas, muchos y muchas jóvenes no perciben la gravedad de las situaciones de violencia, amenaza y acoso a las que se ven sometidas ellas mismas u otras mujeres, considerándolo algo normal e incluso positivo, como una muestra de amor.

Sigue haciendo falta trabajar en la prevención, en la educación, en la concienciación y en la respuesta que las administraciones dan a este fenómeno que debe ser extirpado sin contemplaciones, no sólo de nuestra sociedad, sino de todo el mundo, donde millones de mujeres malviven víctimas del machismo y de la violencia de sus parejas o exparejas.