www.mallorcadiario.com

José Manuel Ruiz, de IB3 a Calvià

viernes 10 de octubre de 2014, 18:26h
La radiotelevisión pública autonómica pierde a un buen director general. José Manuel Ruiz deja IB3 para ser el cabeza de lista del PP en Calvià en las próximas municipales. Ruiz es un político, no un periodista,  como lo fueron los dos primeros directores generales del ente. Pero ha hecho un buen trabajo, eficiente y diligente. Y ha sabido nadar y guardar la ropa. Supo atemperar las exigencias de algunos segmentos de su partido para que introdujese el artículo salat y ha sabido mantener la supremacía del catalán normativo, como ya lo defendieron otros antecesores suyos en el cargo.

Es cierto que ha reintroducido el castellano en la programación, sobre todo en las películas, pero lo ha llevado a cabo con tacto, pensando en el servicio público que ostenta y sin estridencias partidistas.

Ruiz llegó a IB3 en un momento económico muy difícil. Tuvo que lidiar con importantes recortes a causa de la crisis que le obligaron a introducir importantes ajustes que ponían en peligro la oferta en su conjunto. Pero supo capear el temporal con notable habilidad profesional. IB3 es un producto de calidad. Ruiz ha sabido mantener un alto nivel de elaboración propia impulado en otras épocas que, al fin y al cabo, es el sello distintivo de una oferta dirigida a una comunidad con personalidad propia y diferenciada.

En consecuencia, IB3 ha sido estos años un factor de equilibrio y armonía, huyendo de bandazos que a la postre acaban convirtiéndose en contraproducentes e ineficaces. Ha sabido estar en concordancia con la complejidad social, cultural  y demográfica del archipiélago balear, consiguiendo un buen nivel de audiencia y una aceptación amplia.

José Manuel Ruiz, que en el pasado ocupó importantes cargos en el PP pese a que su divisa personal es situarse por encima de partidismos cuando éstos no llevan a ninguna parte, tiene a partir de ahora un importante reto: llegar a ser primera vara del siempre azaroso y tormentoso término de Calvià.

Sustituirá a un Manolo Onieva que ha visto golpeada su imagen por las arenas movedizas de Punta Ballena. Ruiz, de nuevo, no lo tiene fácil, pero conoce este término como la palma de su mano y desde toda su vida. Seguro que tiene un proyecto personal que ofrecer a la gente de Calvià trabajando como lo ha hecho en sus anteriores puestos: con férrea lealtad a su partido y a la cúpula que lo dirige pero manteniendo su propia personalidad y estilo. Sin arredrarse cuando sabe que le asiste una buena porción de las razones que defiende.

Hasta ahora ha dejado un excelente recuerdo por donde ha pasado. El reto que le espera. caso de ganar las elecciones, es muy complejo, arriesgado e incluso peligroso. Seguro que Ruiz lo ha aceptado con agrado.
Compartir en Meneame