www.mallorcadiario.com

La humildad no es para ellos

Por Alejandro Vidal
domingo 06 de noviembre de 2016, 19:06h
Maheta Molango no se sienta en el palco presidencial de Son Moix porque no sabe comportarse, pero ya le va bien que los pitos se los lleve Fernando Vázquez; un escudo perfecto tras el que se parapeta una gestión de principiante.

Pero no se molesten, eso de que el público es soberano se lo pasan por el forro ambos, incapaces de reconocer siquiera uno de sus numerosos errores. El técnico gallego no se equivoca nunca, pierden los jugadores por fallos individuales o colectivos, por mala suerte o porque no han sabido hacer una cosa o la otra, él siempre acierta con las alineaciones, los planteamientos, las protestas al árbitro, los cambios y todo lo que urde su preclara inteligencia futbolística. Si le reprueban no entiende a la afición, pero es incapaz de preguntarse si la grada comprende sus anárquicas decisiones. Su trayectoria, jalonada de ascensos, también está salpicada de descensos y es víctima permanente de su particular sentido de la injusticia cuando cree que le afecta.

El jueves despreciaba al rival, “no veo cómo podemos perder contra el Zaragoza”, aunque estuvo a punto de que su profecía derivara en fiasco. Si visualiza todos los partidos de la misma manera, no me extraña que los resultados sean los que son. Ya en su anterior etapa en el Mallorca se sintió ofendido al no renovar su contrato y después de dejar al equipo en mitad de la tabla y así se lo recriminó a Mateu Alemany. Tal vez ignoraba que los capitanes habían recibido sugerencias de tomar el mando discretamente durante las diez últimas jornadas. La temporada siguiente su baja fue cubierta por Luis Aragonés. Las comparaciones se hacen más odiosas que nunca.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios
Compartir en Meneame