www.mallorcadiario.com

La importancia de la estética

Por José A. García Bustos
sábado 11 de agosto de 2018, 08:48h

Siempre he pensado que un cargo público no debe favorecer a quien lo ejerce ni a los suyos. Pero, y a veces se olvida, tampoco debe perjudicarle. Un buen profesional no debería ser penalizado por ser familiar o amigo de un alto cargo público.

¿Por qué la pareja de la actual consellera de Salut no puede ser el máximo responsable del IB Salut si está bien preparado para ello? El hecho de nombrar máxima responsable a su mujer no debe penalizar a Juli Fuster si es apto para el cargo. Además ya lo ejerció con anterioridad. Si además es de confianza, bien nombrado sea.

Aptitud, confianza e idoneidad son las recetas clave para el nombramiento de un cargo de confianza. La idoneidad, además del encaje entre el perfil del candidato y las responsabilidades del puesto, debe recoger la tempestividad u oportunidad del momento. La falta de un ingrediente, debería desaconsejar el nombramiento.

Ni todas las subidas súbitas de precio son burbujas ni todos los nombramientos de las parejas o familiares de políticos deben considerarse nepotismo. Detrás de una gran mujer, también puede haber un gran hombre. O sobrino, primo o amigo. Detrás de un gran hombre, lo mismo.

Esta semana hemos conocido el nombramiento de la mujer de Pedro Sánchez por el Instituto de Empresa, escuela de negocios de la poseo un gran recuerdo de mi paso por sus aulas.

Todo empresario u organismo privado que se precie debe saber navegar entre las aguas de los distintos signos políticos que acceden al poder. En Estados Unidos, las grandes corporaciones hacen aportaciones tanto a la campaña de los demócratas como a la de los republicanos.

Otra cosa es que el fichaje de Begoña, la mujer del presidente, sea estético por aquello del momento en el que se lleva a cabo. Como tampoco es estético que el presidente tome un avión para asistir a actos enmarcados dentro de la “agenda cultural” como así se llama ahora a asistir a conciertos. Hay actos que no son bonitos por mucho que quieran embellecerlos a posteriori.

El momento del fichaje estrella del Instituto de Empresa tiene unas particularidades que lo hacen poco estético.

Se alega que Begoña es una experta captadora de fondos europeos. Es nuestra Jaume Garau particular. Seguramente tanto Begoña como Jaume son excelentes en la cuestión pero en ambos casos ha fallado la estética. La belleza de los actos. En el caso de ella hay que decir que seguramente también era una experta hace unos meses cuando su marido estaba en la oposición. O hace no mucho tiempo cuando fue defenestrado por su propio partido. ¿Por qué no la ficharon entonces? En el caso de Garau falló la estética y parece ser que también la legalidad. Los jueces lo dirán.

No solo la falta de ética, sino también la falta de estética, es penalizada por los votantes. La casa de más de medio millón de euros de Galapagar comprada por el líder de Podemos es otro golpe a la estética y causará un golpe insalvable en la figura política de Pablo Iglesias, adalid de los antidesahucio y crítico con las casas que, aun no llegando al valor de la suya, compraban los integrantes de la casta política, nada más llegar a primera línea. Ya no habla de casta. Ahora tampoco podrá hacerlo de las casas de los demás.

Por actos poco estéticos también penalizaron los votantes (y algunos correligionarios) al anterior president balear. No era bonito ver que no escuchaba consejos de nadie, tenía que ir a los pueblos acompañado de la guardia civil, se enfrentó a uno de los mejores alcaldes que ha tenido Palma (quien además entró con su beneplácito) o a quien los consellers que nombró se le fueron en desbandada. Uno de ellos, por cierto, le ha arrebatado el liderazgo del partido.

Volviendo a nuestra protagonista de hoy, las voces críticas con el nombramiento de Begoña ponen el punto de mira en el presidente Sánchez. Yo lo pongo en ella como profesional, independientemente de ser mujer de quien es.

¿Es merecedora de un cargo similar? Seguramente sí. ¿Se le debe penalizar por ser mujer del presidente? No. ¿Es ahora el mejor momento para el nombramiento? No, porque tanto la trayectoria de ella como la de la institución es larga y, que coincidan oferta y demanda en este momento, justamente tras dos meses del ascenso al poder del marido de ella, son demasiadas confluencias en el tiempo. Otras coincidencias que hacen poco estético el nombramiento son que la cátedra se crea justamente ahora. Más madera: parece ser que existen aportaciones públicas a la Fundación del Instituto de Empresa. Begoña deja justo ahora un puesto tras 16 años de desempeño. Además, si acompañas a tu marido a un acto relacionado con el objeto de la cátedra, ¿va en representación del Estado o de una institución privada? Los objetivos son diferentes. Uno es institucional y el otro es de captación u obtención de contactos. Muchas coincidencias hacen que no sea estéticamente un acierto.

El argumento que parece ser ha empleado Begoña en su círculo más próximo, de querer impulsar su perfil público en su paso por la Moncloa lo haría estéticamente más reprobable.

¿Qué pasará con Begoña si, mediante elecciones anticipadas o no, hay cambio de presidente? ¿Se mantendrá su puesto o se ofrecerá a la siguiente “primera dama”?

Por lo que conozco la institución, estoy convencido de que al Instituto de Empresa le está haciendo un flaco favor el halo de opinión negativa generado tras este nombramiento. No necesita ser recordado por estas razones. Se debe hablar de esta escuela de negocios por lo que es, una de las mejores del mundo en formación a directivos.

No me extrañaría que Begoña, quien me da la sensación de tener sensibilidad estética, se repensara la decisión y renunciara al puesto. Debería elegir otro sin tantas coincidencias o connotaciones vinculadas al acceso de su marido al poder. Un cargo que la valorara por lo que es ella y no por lo que es él.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame