www.mallorcadiario.com

Las preocupantes cifras del balconing

domingo 23 de junio de 2019, 00:00h

Las cifras de accidentes protagonizados por jóvenes precipitados desde hoteles y apartamentos en lo que va de verano han hecho saltar todas las alarmas. En menos de un mes -con el inicio de la temporada alta de turismo- se han producido diez casos graves en Baleares, uno de ellos con resultado de muerte. La estadística sigue parámetros similares a los de las últimas temporadas, en las que se han producido un notable incremento de este tipo de accidentes.

Los datos han ido al alza a pesar de las múltiples campañas informativas, las medidas de protección aplicadas en hoteles y apartamentos, o la vigilancia policial desplegada -en algunos casos con patrullas mixtas de agentes españoles y extranjeros-. Lejos de desaparecer, el fenómeno prosigue su macabra estadística alimentando una tragedia que resulta doblemente dolorosa al tratarse de víctimas jóvenes que pierden la vida o sufren lesiones altamente incapacitantes para el resto de sus vidas.

Es por ello que, junto a las medidas ya emprendidas durante los últimos años, es de aplaudir la que este año inicia la propia Embajada británica en España y, por extensión, su Consulado General en las Islas. En esta ocasión, el objetivo es implicar directamente a los jóvenes, a los amigos que forman grupos de turistas y que -más allá de los policías o las medidas de protección- pueden realizar una labor de cuidado de aquellos que en determinados momentos pueden ver alteradas o disminuidas sus facultades.

Al final, nadie puede evitar que jóvenes como los que acaban accidentados beban o ingieran otro tipo de sustancias, pero sí es posible que sus amigos eviten que tomen una mala decisión. En esto se centra la campaña británica "Stick with your mates, o lo que es lo mismo "Quédate con tus colegas".

Se trata de que muchos de los jóvenes que deambulan perdidos y ausentes por escenarios de fiesta y juerga callejera tengan el amparo de quienes forman parte de su círculo de amistad. Hay quienes piensan que es descargar en los amigos responsabilidades que les exceden, pero nada sobra si de lo que se trata es de impedir una sola tragedia más. Y que los recuerdos de unos días de vacaciones no se quieran borrar de la memoria.


Compartir en Meneame