www.mallorcadiario.com
'Los cruceros llevan invertidos 20.000 millones en tecnología y combustibles limpios'
Ampliar

"Los cruceros llevan invertidos 20.000 millones en tecnología y combustibles limpios"

domingo 05 de enero de 2020, 18:05h
El debate social y político de la llegada de cruceros a Baleares ha sido uno de los temas estrella de 2019. La necesidad -o no- de regular el número de buques que arriban a Palma ha copado portadas, tertulias y entrevistas, con voces a favor del sector por el importante impacto económico que generan y tantas otras en contra por su estela de masificación y contaminación. Ante un 2020 en el que, entre otros, se seguirá trabajando en la cifra mágica de cruceros al día, mallorcadiario.com habla con Alfredo Serrano, director en España de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, sobre éste y otros asuntos relacionados con la insutria, el Mediterráneo y Palma como destino.

Palma albergará en enero la próxima reunión de la iniciativa "Cruise 2030 for action" en la que distintos puertos europeos se comprometen a "abordar los aspectos ambientales, especialmente en la reducción de emisiones". ¿Qué les parece la iniciativa?

El sector de los cruceros no solo está muy concienciado con la sostenibilidad sino que además invierte muchos recursos para alcanzar estos objetivos, como es el de la reducción de emisiones. Por ello, todo lo que se haga para mejorar la industria y que se conozca el trabajo que se lleva a cabo es positivo. Estamos absolutamente comprometidos en el cumplimiento del objetivo de la OMI de una reducción de la tasa de 40 por ciento en las emisiones de CO2 en 2030. Este es un objetivo muy ambicioso para el que será necesaria la colaboración de todos los agentes de nuestra industria: no sólo las compañías de cruceros sino también fabricantes, proveedores, autoridades y, cómo no, las autoridades portuarias.

En una primera cita de la 'Cruise 2030 for action', con Venecia como 'hermano mayor', se concluyó que el futuro del Mediterráneo pasa por cruceros más pequeños. ¿Es así? ¿Cómo lo ve la industria? ¿Los destinos pueden marcar el ritmo a la industria? ¿Es al revés? ¿O hay voluntad de entenderse?

No tenemos ningún comentario a este respecto. Lo único que pedimos en todos los casos es que cualquier planteamiento se haga desde el rigor, desde el análisis, y que si hay que tomar decisiones tengamos la certeza que son ante problemas reales y que las soluciones que se van a aplicar son verdaderamente efectivas.

¿Cuál es el futuro para el Mediterráneo en comparación, por ejemplo, con el Caribe o sudeste asiático?

Los destinos, con sus principales actores y responsables, son quienes definen el futuro que quieren. Le pongo un ejemplo: lo que está pasando en Palma con respecto al turismo de cruceros es lo planificado durante muchos años por el destino, no es algo que la industria haya desarrollado de forma unilateral. Si las compañías han apostado por el puerto de Palma es porque desde aquí se les ha invitado a hacerlo e incluso se realizaron importantes inversiones para acogerlos porque lo que le puedo asegurar es que no conozco ninguna compañía ni a ningún empresario que quiera llevar a sus clientes allá donde no son bien recibidos.

De cualquier forma, el Mediterráneo es un mar lleno de belleza y riqueza patrimonial con infinitas áreas que conocer. Cada año se incorporan nuevos destinos de cruceros en el Mediterráneo. Independientemente de que un destino concreto suba o baje, el Mediterráneo continuará siendo el segundo destino de cruceros más importante del mundo.

Para Palma, en concreto, ¿cuál es la receta? ¿Ha perdido competitividad?

Creo que Palma continúa siendo un destino muy atractivo como lo demuestra el hecho de que los turistas quieran visitar la ciudad y la Isla. Posicionar a Palma como tercer puerto de cruceros del Mediterráneo ha sido fruto del trabajo de años por parte de mucha gente.

El Govern pretende poner un límite a la llegada de cruceros. ¿Es eso viable?

Gestionar no tiene por qué ser limitar o prohibir. Lo que se nos ha transmitido es una voluntad de estructurar la llegada de los cruceros para favorecer la sostenibilidad del destino, y las compañías estamos dispuestas a trabajar para lograrlo. Nosotros somos los primeros que queremos una experiencia positiva tanto para los turistas como para las personas que residen en las ciudades que reciben el turismo.

Una de las grandes polémicas relativas a los cruceros es el tipo de combustible que emplean y la contaminación. ¿Cuál es el futuro en el que ustedes trabajan? ¿Cómo les afecta la nueva legislación europea a partir de enero?

Efectivamente, el próximo 1 de enero entra en vigor la nueva normativa de la OMI (Organización Marítima Internacional) que limita el contenido de azufre de los combustibles marinos al 0.5 por ciento cuando los barcos se encuentren en navegación reduciéndolo del 3.5 por ciento actual. De cualquier manera, el impacto es menor para nuestro sector es menor pues los barcos de cruceros que navegan por el Mediterráneo llevan desde hace dos años quemando fuel con un contenido máximo de 1.5 por ciento. Es decir, menos de la mitad que otros tipos de barcos.

Las compañías llevan años preparándose para éste y otros cambios estimándose que llevan invertidos más de 20.000 millones de euros en tecnologías de eficiencia energética y combustibles más limpios.

El nuestro está siendo un sector pionero en implantación de tecnologías como los sistemas lavado de gases de o la adopción de combustibles limpios, como el GNL (gas natural licuado).

Ignoro el impacto en otros sectores del transporte marítimo, pero creo que nosotros hemos hecho nuestros deberes y la nueva normativa no debería ser un problema. Realmente estamos trabajando desde hace tiempo para cumplir los próximos hitos y avanzar hacia la descarbonización completa que es nuestra meta final; bien a través de biocombustibles, pilas de combustible, nuevos combustibles como el hidrógeno o el amoniaco... Lamentablemente, aun no existe una alternativa a los combustibles fósiles capaz de alimentar un barco de grandes dimensiones. Lo que sí puedo asegurarle sin ninguna duda es que cuando esto ocurra los primeros en adoptarla seremos nosotros, como hemos hecho con tantos otros desarrollos como la propulsión con GNL, los sistemas de lavado de gases, los sistemas avanzados de tratamientos de aguas residuales, etc, etc.

A nivel "tierra" el propio Govern admitía que la calidad del aire en el puerto de Palma es 'buena': otra cuestión es a la altura de las chimeneas. ¿Tienen datos de esa contaminación? ¿Coinciden con la APB de que los coches de la Via de Cintura, por ejemplo, contaminan más que los cruceros?

Las conclusiones del estudio que hizo la UIB iban en esa línea, indicando que los niveles más altos de contaminación coincidían con lo que era el “despertar” de la ciudad, vinculado al tráfico rodado. Y dentro del transporte marítimo, no establecía una relación directa entre la contaminación y la actividad de los cruceros. En cualquier caso, siempre hemos entendido que si la calidad del aire fuera perjudicial, constituyéndose en un verdadero peligro para la salud pública, el órgano competente, en este caso el Govern balear, actuaría de inmediato. Y que nosotros sepamos no solo no se ha dado esto, sino que los datos que maneja la dirección general competente en la materia dicen que la calidad del aire en Palma es buena. Por eso lo único que hemos pedido hasta ahora es rigor y responsabilidad en el debate, y que se dejan al margen las opiniones para poner el foco en los datos rigurosos.

¿Cuáles son los plazos que maneja la industria de cruceros para introducir hipotéticos cambios, por ejemplo, estructurales debido a la amortización? (Dicho de otro modo, en caso de que la industria aceptase cambios a cruceros más pequeños, cuántos años tendrían que pasar?

Son datos que manejan las propias compañías y que desconocemos. Lo que sí parece lógico es pensar que una inversión de más de 800 millones de euros –por ejemplo, el recién estrenado Costa Esmeralda- requiere de un plazo largo para amortizar la inversión. Los cambios, en cualquier caso, deberían llegar siempre tras análisis rigurosos y con la participación de todos los actores del mercado.

¿Con cuánta antelación se planifican las temporadas?

El sector de los cruceros es muy conservador, y funciona con un plazo mínimo de anticipación de 2 años. Esto quiere decir que lo que pase en la temporada de 2020 es lo planificado y contratado en 2017.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios