www.mallorcadiario.com

Los decanos de medicina mienten

sábado 18 de agosto de 2018, 02:30h

El flamante decano de la Facultad de Medicina de la UIB, Miguel Roca, ha expresado de forma reiterada, en distintos medios, que la práctica totalidad de los decanos le han hecho llegar que “era una vergüenza” que Baleares no tuviera estos estudios. Si las declaraciones del médico psiquiatra y doctor en psicología, son ciertas, los decanos de las facultades de medicina mienten.

Lo que no podemos precisar es cuando. Si mienten ahora mostrando, según refiere un apoyo mayoritario a la iniciativa balear o cuando expresaron su oposiciónn unánime a la misma, a través de la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina, en febrero de 2016.

En aquel caso, lo hicieron acompañados de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM, el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS), la Organización Médica Colegial (OMC) y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM). De hecho, mostraron su total oposición a su aprobación afirmando que era “innecesaria e inconveniente”.

Es obvio que las declaraciones y posturas de ahora y las hace dos años son incompatibles y enfrentadas. Pero seguro que se trata de un malentendido. Últimamente les da a los cargos institucionales por confundirse cuando se expresan en español. Le pasó al singular presidente del Parlament Balear y ahora le podría haber pasado al decano de la Facultad de Medicina.

Si aceptamos que la afirmación es verdadera, que los decanos mienten, como decano que es, podemos asegurar que de su aseveración deriva que el resto de los decanos no han mentido.

Si aceptamos que la afirmación es falsa, el decano de la UIB, mentiría, pero el resto de decanos no lo habrían hecho.

Estas líneas redactadas con ironía pero con rigor, entre Balti y Roca nos llevan a la conocida paradoja falsídica de Epiménides, que dice “Todos los cretenses son unos mentirosos”, sabiendo que él mismo era cretense; y nos preguntamos, ¿decía Epiménides la verdad?

Las paradojas son un estímulo para la reflexión y a menudo sirven para revelar la complejidad de la realidad donde aparentes autocontradicciones no son reales y despejan limitaciones de la comprensión humana. Una adecuada interpretación de las paradojas y de sus explicaciones contribuye al desarrollo del análisis y el procesamiento de información abstracta. No sé si es el caso de Balti y Roca.

Las consideraciones generales de las organizaciones académicas, científicas, profesionales y de estudiantes responden a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. La OMS recomienda una facultad cada 2 millones de habitantes. España es el país del mundo con más facultades, solo superada por Corea. Francia, Alemania, Inglaterra, Italia EEUU están en el rango recomendado de la OMS. La tasa de alumnos es 1 por 10.000 habitantes; España la supera en un 50%.

En cualquier caso, este no el debate. La puesta en marcha de los estudios medicina, son una realidad. Atrás quedan la experiencia fallida del 76, los debates del 90 y la autocensura del govern del Pacte de Progres en 2010. Hoy Baleares está impulsando una oportunidad y ya ha superado los límites de las iniciativas anteriores.

El incremento de 28 a 42 facultades en una década ha permitido que la reivindicación histórica ha sido posible por el esfuerzo e insistencia de algunos profesionales entre los que están el Dr. Roca, el Dr. Fiol, el Dr. Llobera, la Dra Gili, el Dr Aguiló, ...

No es el momento de autoalabanzas ni de autobombo. En el ámbito académico no es razonable repetir como un mantra que tenemos al mejor profesor de anatomía de España, los demás son mancos o que la facultad de Medicina es de la mejores de España desde antes que terminara el primer año.

Queda todo por hacer. Es la época de la humildad, del trabajo, de la generosidad y que la planificación de paso a la improvisación. El momento de la revisión para evitar vicios académicos acumulados en todas las facultades se repitan en ésta. El momento de la innovación, que permita introducir los procedimientos que funcionan en universidades punteras. El momento de agradecer a la primera a Margalida Gili su impecable labor y de apoyarse en los mejores profesionales de la comunidad; no solo en los más amigos.

Y el peligro es que se establezca lo que se visualiza como un claro sesgo político; que se comporte como una facultad de partido, que se imponga la endogamia, que primen las actuaciones clientelares que azotan y diezman a las organizaciones asistenciales y que no se note demasiado que el objetivo prioritario no era precisamente el de mejorar la formación en medicina sino garantizar el futuro de la “familia”. La facultad de Medicina de Baleares va a competir con el resto de las del país. Flaco favor les haríamos a los estudiantes locales si les embarcamos en un bajel de segunda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.