www.mallorcadiario.com

Los plebeyos que acabaron con la monarquía

viernes 21 de enero de 2022, 06:00h

En el mes de mayo de 2004 cuando se estaba celebrando el enlace matrimonial entre SAR D.Felipe de Borbón y Leticia escribí en la revista universitaria donde colaboraba que la monarquía española sería dilapidada por los plebeyos. A esa afirmación llegué a través de la observación de los hechos. Las dos hermanas del actual monarca contrajeron matrimonio con anterioridad con sendos ciudadanos de a pié. Vaya por delante que el que escribe estas líneas se declara monárquico empedernido; un poco menos desde que Leticia es nuestra Reina, pero a pesar de todo, monárquico.

Y ahora, justo casi dos décadas después aquella observación de un joven periodista sin experiencia va tomando consistencia.

La noticia que ha eclipsado el panorama mediáticos estos dos últimos días nos deja entrever que el declive por el que está pasando la institución tiene sus responsables.

El primero en aportar su granito de arena fue Marichalar. Años después, no nos olvidemos, el cese de la convivencia con la infanta Elena sigue vigente. Qué gran eufemismo. Pero jurídicamente no se ha producido la separación o divorcio oficial.

El segundo ha sido Urdangarín. Y es que la radiografía de este personaje no tiene desperdicio. 25 años mantenido a costa de los impuestos de todos los españoles, la justicia demostró que nos ha robado a todos los españoles y su mujer lo deja todo por él, incluso sus derechos dinásticos. Y, ¿cuál es su agradecimiento? Las susodichas fotografías con otra mujer.

Ay, Cristina, vida mía. Es la letra de unas sevillanas de Manuel Orta que me vienen a la cabeza y que podrían definir muy gráficamente la relación entre ambos. Y es que pobre infanta. No se merece pasar por esto después de todo lo que ella ha demostrado. Irse a vivir a EEUU, abandonar la ciudad condal, no veranear en Mallorca, irse a vivir a Ginebra y lo más importante de todo, apoyar a su marido en todo el proceso judicial.

Y no sólo ella es la damnificada. La Reina emérita, Doña Sofía. Menudo disgusto se habrá llevado la pobre señora. Ella que es todo amor y ternura. Y a pesar de lo anchas que tiene ya las espaldas, no nos olvidemos de la compostura y educación que demuestra siempre.

¿Quién será el siguiente? Pues por descarte solo queda una. La autodefinida como agnóstica y republicana. Pero mientras tanto es la única que se debe estar frotando las manos y debe ver con tranquilidad que su continuidad está garantizada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame