www.mallorcadiario.com
Mallorca, el destino nacional que mejor aguantó el envite de los competidores este verano
Ampliar

Mallorca, el destino nacional que mejor aguantó el envite de los competidores este verano

Por Redacción
martes 06 de noviembre de 2018, 15:44h
Baleares mantiene la capacidad de atracción de flujos turísticos durante la temporada alta pese a la recuperación de los mercados competidores. Así lo pone de manifiesto el segundo Informe de Coyuntura Turística elaborado por la FEHM correspondiente a los meses de junio a septiembre, publicado coincidiendo con la
celebración de la World Travel Market.

El archipiélago mantiene en temporada alta un volumen de visitantes internacionales muy similar al registrado el año pasado, desmarcándose del descenso acusado por el conjunto de destinos turísticos nacionales. Por islas, Mallorca es la que presenta un mejor comportamiento, con un incremento del 0,8 por ciento frente al descenso de Ibiza y Formentera (-3%) y Menorca (-6,8%).


El esfuerzo inversor realizado por el sector empresarial hotelero en los últimos seis años, ha jugado un papel decisivo en el reposicionamiento de los establecimientos y, por ende, está contribuyendo a que Baleares sea capaz de mantener su capacidad de atracción turística.


Reino Unido fue el principal mercado emisor durante los meses de julio y agosto desbancando al alemán, observándose también un repunte del turismo nacional y de otros mercados internacionales como el holandés, francés y belga.


El número de pernoctaciones registradas en los hoteles de Baleares (40,13 millones) ha sido prácticamente igual al mismo periodo de 2017, hecho que ha convivido con una mayor disponibilidad de plazas hoteleras en el archipiélago (1,1%) –especialmente por lo que respecta a las categorías de cuatro (2,6%) y cinco estrellas (4,7%)–,
circunstancia que explica que el grado de ocupación de las mismas se haya situado ligeramente por debajo de los niveles del pasado ejercicio.


Sin embargo, el aumento de la tarifa media por habitación durante la temporada alta (116 euros frente a los 110 euros de 2017) ha permitido compensar la ligera pérdida de ocupación e impulsar, así, la rentabilidad derivada de la actividad hotelera. De este modo, los ingresos obtenidos por habitación disponible han experimentado un crecimiento en términos interanuales (3,5%), situándose por encima de la media nacional.


Por tipologías, la planta hotelera manifiesta así un buen comportamiento, mientras que el segmento de apartamentos es el que, en mayor medida, ha visto rebajado el grado de ocupación. Por el contrario, los establecimientos de turismo rural han continuado mostrando un elevado dinamismo también durante los meses de mayor actividad turística, tal y como pone de manifiesto el crecimiento del número de pernoctaciones (14,9%).


Un dato destacable es el aumento durante la temporada alta del gasto medio diario efectuado por los turistas (8,8%), lo que constituye la base sobre la que el turismo balear puede forjar una senda de crecimiento basada más en parámetros de valor que de volumen.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame