www.mallorcadiario.com

Más cine por favor

lunes 29 de junio de 2020, 03:00h

Así lo escribió Aute y algunos hombres buenos lo hicieron posible, Spielberg, Cameron, Tarantino, Allen, Bigelow, Coixet o Amenábar fueron algunos de los elegidos para la gloria.

Esta Pandemia no va a ser el fin de los días del cine, porque el cine es la historia más grande jamás contada, dónde muchas generaciones hemos aprendido que hay más allá del honor, que los pájaros podían dar miedo, incluso el bosque podría ser inquietante, vimos que no todos los hombres del presidente eran muy de fiar o que Tony Manero era la verdadera fiebre del sábado noche.

No me acuerdo bien de mi primer contacto con el cine, supongo que debió ser de la mano de mis padres, que era por cierto la mano que mece la cuna, mi cuna. En ese entonces por menos de un puñado de dólares íbamos todos al cine, veíamos dos películas y entendíamos que la vida es bella. En mi adolescencia descubrí dónde estaba Bangkok gracias a un tal Bruce Lee y entré en la contradicción de cómo se podía también tener la gran pelea sin despeinarse, James Bond lo había conseguido y comprendía que jamás disfrutaría tanto comiendo unas palomitas como en un cine.

Más adelante cuando no había la red social, viaje al fondo de la mente para hacerme preguntas sobre las películas que estaba viendo, empezaba también a buscar la rosa púrpura del Cairo, ya sabía entonces que el cine y yo éramos como dos hombres y un destino y esto no era la profecía sino uno de los diez mandamientos que regirían mi vida.

Empecé a comprar la revista Fotogramas con mis primeros ingresos como ayudante en una juguetería y no he fallado un solo mes en estas décadas, ir al estreno de una película el viernes hacía que fuera mi gran noche y la de mi familia, monté junto con mi mujer una cadena de Video Clubs y dijimos que empiece el espectáculo, he sido crítico de cine muchos años por lo que también he visto cosas que vosotros no creeríais y a mí me han alegrado el día.

Pero en estos momentos ir al cine probablemente es una de las cosas que más esperaba y ha sucedido, gracias a empresarios como Juan Salas de los cines OCIMAX, que ha abierto la puerta de las estrellas y ahora si que me parece que todo es un volver a empezar, muchas gracias.

El cine es la vida y la vida es cine, ojalá volvamos a estar juntos de aquí a la eternidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios