www.mallorcadiario.com

Perplejidad europea

martes 10 de abril de 2018, 02:00h

La negativa del tribunal superior de Schleswig Holstein a la extradición a España del president Puigdemont por el delito de rebelión ha provocado un alud de declaraciones y opiniones, por parte de políticos, periodistas y opinadores españoles, sobre todo los radicados en Madrid, que causan perplejidad por su virulencia antialemana e, incluso, antieuropea.

Algunas de las más llamativas, por desaforadas y esperpénticas, son las de Federico Jiménez Losantos, que ha superado, cosa difícil, su habitual incontinencia verbal, llamando miserable y racista (e infecto) al magistrado alemán y lindezas similares a miembros del gobierno alemán, añadiendo una llamada a la acción contra intereses alemanes, diciendo que en Baviera podrían estallar cervecerías y que en Mallorca hay doscientos mil posibles rehenes alemanes. Aprovechó, de paso, para cargar contra Bélgica, a la que definió como un conjunto de tres tribus asquerosas.

Y ya desatado, continuó elogiando la acción terrorista de los extintos GAL, de los que dijo que gracias a que empezó a haber muertos en Francia, este país se decidió a actuar contra los miembros de ETA en su territorio. Resulta muy, pero que muy sorprendente, que, en estos tiempos en que la fiscalía presenta querellas por supuestos delitos de odio y enaltecimiento del terrorismo con bastante facilidad, los excesos verbales del Sr. Jiménez, no solo los actuales, sino los que hace mucho tiempo que viene vomitando contra catalanes, vascos, comunistas, podemitas y cuantos le viene en gana, no hayan merecido la atención de los fiscales.

Pero no ha sido solo él, otros muchos se han expresado en términos similares en el fondo, si bien la mayoría no con la agresividad enloquecida del Sr. Jiménez, aunque no ha faltado quien también ha descarrilado con una verbosidad desatada y desmesurada. Particularmente repugnante ha sido el titular de la noticia del atropellamiento masivo de Münster, que provocó cuatro muertos y multitud de heridos, de Alerta Digital, que rezaba: “¡El karma existe! Un camión arrolla a una multitud en Munster…..”. Aunque no se refiere explícitamente, no parece haber dudas de que relacionaba el accidente con un castigo del karma por la resolución del tribunal sobre Puigdemont. Un ejemplo de bajeza moral y escarnio a las víctimas difícilmente superable.

Y miembros prominentes del PP y de otras formaciones políticas también se han sumado a las críticas, aunque de manera más comedida. Cada vez son más las voces de políticos, analistas y personalidades académicas que desde Europa y otros continentes abogan por la necesidad de que se establezca una negociación para la resolución del contencioso entre España y Catalunya, probablemente a través de una mediación, que muchos opinan que debería ejercer precisamente Alemania, por su estatus preeminente en la Unión Europea.

Muchos europeos no alcanzan a entender la reacción del estado español contra los independentistas catalanes, negándose durante años a una negociación que diera una salida razonable al encaje de Catalunya en España, procediendo después con violencia desmedida contra ciudadanos que votaban pacíficamente, anulando a continuación la autonomía catalana y falseando posteriormente los hechos para poder acusar de delitos gravísimos a algunos de los líderes catalanes, a fin de someterlos a prisión preventiva e impedir de esta manera que puedan ejercer con plenitud sus derechos políticos y civiles.

Pero los europeos no deberían sorprenderse si conocieran cual es la exacta realidad del estado español, que hunde sus raíces en el régimen franquista. Tras la muerte de Franco, las elites dominantes del estado, que no eran necesariamente los franquistas más conspicuos, eran conscientes de que necesitaban dotarse de un sistema formal de democracia parlamentaria que fuera homologable a los estándares europeos, a fin de poder integrar a España en las instituciones internacionales, en especial la OTAN y la entonces Comunidad Económica Europea. Para ello procedieron a desarrollar la denominada “transición democrática”, en la que se cuidaron muy bien de autoamnistiarse, con lo que todas las estructuras franquistas del poder económico, judicial, policial y militar quedaron intactas y solo cedieron, momentáneamente, algo de poder político, sabedores de que ya lo recuperarían, como así ha sucedido.

Para el régimen de Franco el bien supremo a salvaguardar era la unidad de España y eso sigue siendo así hoy en día, por lo que el estado español no vacilará en sacrificar lo que considere necesario, así sean principios democráticos o derechos civiles.

Las elites españolas nunca han sido especialmente europeístas, al contrario, padecen de una secular tendencia al aislamiento y la autarquía, así como al victimismo y a la nostalgia del pasado imperial y se enervan ante cualquier crítica del exterior, o cualquier decisión de instancias internacionales contrarias a las tesis propias. Así que los ciudadanos europeos, especialmente los alemanes, no deberían sorprenderse de la virulencia de la reacción ante la decisión del tribunal de Schleswig Holstein. España tiene el orgullo herido con demasiada facilidad.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

Foro asociado a esta noticia:

  • Perplejidad europea

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    186543 | Carles - 20/04/2018 @ 13:19:27 (GMT+1)
    Magnifico articulo. Se puede decir mas alto pero no mas claro. Solo una salvedad, Cataluña ya no se puede encajar en esta España fascista y prepotente. Solo se la puede someter, cosa que no van a poder lograr. Cada paso represivo, cada mentira añadida, cada prepotencia demostrada, es un voto independentista mas y cada dia en España hay mas gente a favor de la libertad de expresión y de voto. Eso es logico, o de lo contrario cada dia está mas en peligro la libertad en la España actual, con o sin Cataluña. Nadie quiere volver a un regimen fascista, salvo el capital y algún medio mediatico de ambito nacional sindicalista, aunque ellos se autodenominen los auténticos demácratas.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.