www.mallorcadiario.com

La fiesta le revienta a Sonia Vivas

viernes 17 de junio de 2022, 00:00h

Lo que debería haber sido una celebración festiva y reivindicativa ha derivado en una profunda crisis que ha culminado con el cese de la concejal de Podemos en Cort Sonia Vivas. La polémica en torno a la celebración de la Pride Week de Palma ha ido creciendo según se acercaban las diferentes citas y crecían los desencuentros y las acusaciones cruzadas. Finalmente, el cese de Vivas firmado por el alcalde Hila también ha supuesto la cancelación de todos los actos de la Pride que iban a culminar con la fiesta del Orgullo LGTBI del próximo día 28.

El enfrentamiento entre los protagonistas y el baile de intereses opuestos se remonta a la adjudicación de las celebraciones a la empresa Ella Global, que recibió el encargo -y los 70.000 euros para ello- de manos de Sonia Vivas, marginando el tradicional papel que había desempeñado en esta fiesta la asociación Ben Amics. A esta primera polémica, con el consiguiente cruce de acusaciones entre los afectados, siguieron las desafortunadas declaraciones de la CEO y fundadora de Ella Global Community, Kristin Hansen, en las que aseguró que “era posible que en la Part Forana nunca hayan visto una lesbiana”.

Desde entonces, la tormenta ha ido creciendo, también en el plano político, una vez que Més per Palma -socio de PSIB y Podemos en el equipo de gobierno municipal- rechazase participar en los actos de la Pride Week a raíz de la polémica generada y la marginación de Ben Amics. Una decisión a la que Sonia Vivas contestó este miércoles arremetiendo contra sus socios y más concretamente contra la concejal de Més Neus Truyol de quien descató que está imputada por "un delito muy grave contra la salud pública", además de criticar el plan urbanístico elaborado por su departamento.

Vivas, a quien desautorizó su propia formación por este comunicado, ha provocado un daño enorme a su propio partido y a la coalición de gobierno, que se sustenta sólo por un concejal de diferencia frente a la oposición municipal. Hasta tal punto ha tensado la cuerda que al alcalde, José Hila, no le ha quedado margen para mantenerla en el cargo. Su cese debería poner orden en un área -ahora en manos de la socialista Elena Navarro- y concluir una crisis que parece cerrarse con la devolución del acta de concejal por parte de Vivas. No haberlo hecho comprometía la mayoría actual y abocaba a una negociación constante hasta el final de la legislatura.

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.

Compartir en Meneame