www.mallorcadiario.com

La propagación del coronavirus, un problema de entornos familiares y jóvenes

viernes 14 de agosto de 2020, 00:00h

El Govern balear ha descartado, de momento, un nuevo confinamiento de la población, pero prevé establecer nuevas restricciones a partir de la semana próxima, después de que se haya producido un notable incremento de los contagios durante los últimos días.

Es necesario acotar la propagación del virus que se está produciendo, principalmente, en entornos familiares y entre grupos de jóvenes que se reúnen sin mantener medidas de protección ni distancias de seguridad. Según datos de Salut, y a diferencia de lo que ocurría en los primeros meses de la pandemia, el 80 por ciento de los nuevos contagiados son menores de 40 años.

Parece lógico que sea en esos entornos en los que se centre la vigilancia y el control de las administraciones, actuando con mayor contundencia contra el ocio ilegal, los botellones y las aglomeraciones sin ningún tipo de precauciones, así como informando mejor a los residentes a fin de contener el coronavirus en las acciones más cotidianas, sobre todo en los casos de convivientes con pocos recursos y malas condiciones de habitabilidad -hacinamiento y falta de higiene- que se han convertido en un importante foco de propagación de la pandemia.

Volver a actuar reduciendo aún más los aforos de bares y restaurantes -que tienen protocolos de actuación específicos y medidas para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores- no sólo no parece que vaya a contener el problema, sino que puede tener un efecto demoledor en un sector que ya ha visto cómo su facturación retrocedía un 65 por ciento y que alerta que una tercera parte de los establecimientos de Mallorca -principalmente los de pequeñas empresas y autónomos- no serán capaces de sobreponerse a la caída de ingresos y cerrarán.

Hay que evitar que se vuelva la producir la dramática situación de crisis del sistema sanitario que se vivió en los primeros meses de la pandemia y que llevó al confinamiento general. Y aunque las nuevas cifras se deban en buena manera al incremento de controles y test que localizan positivos que antes pasaban desapercibidos para las estadísticas, la acción de las administraciones debe ser capaz de medir la aplicación de nuevas medidas y controles, actuando de forma casi quirúrgica sobre los focos y las causas de los rebrotes, en vez de adoptar medidas generales que acaben perjudicando a miles de ciudadanos sin llegar a atajar el verdadero origen del problema.


Compartir en Meneame