www.mallorcadiario.com

Si queremos podemos solucionar los problemas (Yes We Can)

martes 20 de julio de 2021, 06:00h

Yes, We can fue el eslogan que utilizó el Presidente Obama en su primera elección como Presidente de los Estados Unidos. Un hombre razonablemente joven, negro, formado en las Universidades con más pedigrí del país y quizás del Mundo, Harvard y Columbia. Con ese eslogan simple, podemos, ganó y se puso a ello y a romper lo que ahora se llaman techos de cristal.

Yes, We can se podría traducir por nuestro castizo querer es poder, y como de solucionar problemas va el tema, a instancia de una persona a la que quiero, admiro y me influye les voy a hablar de la solución adoptada por un pequeño pueblo que rondará los mil habitantes en la Castilla rural. Huerta del Rey (Burgos) forma parte de la España vaciada y se encontraba con la seria dificultad de identificar a los vecinos debido a los repetitivos apellidos y los nombres locales. Era todo un auténtico lío para enviar por ejemplo al auténtico receptor el correo. Postal, por supuesto.

La solución la hallaron en el Santoral y decidieron poner a los recién nacidos los nombres más raros que encontrasen, así no es extraño tener vecinos que se llaman Alpidia, Marciana, Ercilio, Firmo, Anacleta, Atolia, Canuta, Hermógenes, Sindulfo, Onesiforo o Sicilio, a modo de ejemplo. Para encontrar una solución a un problema solo hay que estudiar y pensar, por regla general.

Les cuento todo eso en relación a que el Gobierno del Reino de España no sabe que la Republica de Cuba es una dictadura; voy a poner otro ejemplo, también sencillo para que lo entienda el Gobierno, sí parece un pato, nada como un pato, grazna como un pato, lo más probable es que sea un pato.

Pues bien, vamos a Cuba, no hay partidos políticos, no hay separación de poderes, no hay elecciones democráticas ni sufragio universal, no hay derecho de reunión, ni de manifestación, al contrario cuando alguien se manifiesta es detenido, sino tiroteado, carece de los derechos del detenido, y manda el ejército y se parece a una dictadura, lo más probable es que sea una dictadura.

Si digo que Cuba es una dictadura soy un facha contrario a la revolución popular; si digo exactamente lo mismo palabra por palabra pero quito Cuba y pongo la España de Franco soy un demócrata. Franco y los Castro van al mismo saco. Enemigos de la libertad y amigos de la represión.

Desde hace muchos años, concretamente desde 1899 un año después de la independencia y de la guerra con Estados Unidos, tenemos representación diplomática en Cuba. La hemos tenido con todos los regímenes habidos desde entonces y sabemos a ciencia cierta desde la llegada de los Castro (revolución o muerte, venceremos) que aquello es el huerto de los gerifaltes al modo soviético. Los les digo que Batista fuese un demócrata ejerciente, pero algo más de libertad había.

El comunismo donde se implanta, nunca es por las urnas y siempre por las armas tiene dos efectos inmediatos, aparte de privar de derechos a los ciudadanos, convierte a los mandarines en ricos y a los ciudadanos en pobres. Piensen en cualquier ejemplo y me darán la razón.

A España quien nos salvará de ese precipicio es Europa, una Europa en la que su locomotora, Alemania, tiene prohibido el comunismo; por ahí no podrían circular con cargo los Iglesias, Montero, Monedero, Echenique y Garzón. Diciendo sus patochadas, Y nadie discute la democracia del sistema, Alemania es una democracia ejemplar. Cuando algo es nocivo hay que evitarlo.

Creo que el Gobierno de la Nación, si me lee (me reconozco un poco presuntuoso) ya sabrá que Cuba es una dictadura. Aprovecho, asimismo, al Gobierno de este pequeño país para decirles lo mismo. En Alemania el señor Vicepresidente no lo sería porque pertenecería a un partido ilegal. Quiere eso decir que somos más demócratas que Alemania, no, indica que en Alemania saben que la libertad tiene límites y que no existe como valor absoluto, para que me entiendan los podemitas, eso que hacen, el todo vale, es ilegal.

Aquí sufrimos un efecto pendular del postfranquismo. Debemos revisarlo todo, debemos consentirlo todo y pagarlo todo, eso sí, con el dinero de los centroeuropeos que prohíben esos extraños partidos a los que me refiero. Pretendemos en España gozar de unos derechos que no podemos pagar y pretendemos que nos los paguen otros. Eso se llama chulear.

Disfruten de la canícula que acaba de empezar y que ya les anuncio que hasta el día de Sant Bernardo nos va a hacer sufrir de lo lindo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios