www.mallorcadiario.com

¿Y Julio?

sábado 11 de julio de 2020, 03:00h

Dos periodistas de Mallorca, Kiko Mestre y Blanca Pou, vieron como la policía judicial requisaba sus teléfonos móviles por orden del juez Miguel Florit con la intención en investigar posibles delitos como la revelación de secretos en el marco del conocido como ‘Caso Cursach’.

El juez fue denunciado, juzgado y absuelto. A pesar de ello, los medios de comunicación se lanzaron contra esa inédita práctica porque entendían que una investigación en busca de la verdad no podía pasar por encima del derecho periodístico a mantener el secreto de sus fuentes, un secreto que se vio en peligro al ser incautados sus móviles y sus ordenadores.

Mestre y Pou se han pasado meses haciendo ‘bolos’ por España recibiendo premios, distinciones y homenajes como víctimas de un atropello. Ellos escribían y escriben en ‘Diario de Mallorca’ y ‘EuropaPress’, respectivamente. Recibieron el apoyo profesional de todos los medios, incluido el diario ‘Última Hora’.

Creo conocer el mundo de los medios tras más de 30 años de experiencia en la profesión, muchos de ellos dirigiendo medios de comunicación. Es por esto que me sorprende y avergüenza el silencio de todos esos medios, asociaciones de periodistas y pseudosindicatos una vez se ha sabido esta semana que un juez y un fiscal del mismo caso -ahora apartados- mostraban abiertamente en un chat privado las ganas que tenían de ‘pegarle dos tiros’ al periodista de ´Última Hora’ Julio Bastida.

¿Dónde está ahora el escándalo? ¿Se silencia el hecho por alguna razón? Si esto hubiera sucedido en Burundi, el Congo o Venezuela figuraría en la portada de todos los medios.

No estoy pidiendo que Bastida empate a bolos con Mestre y Pou, pero ¿de verdad nadie considera que ‘le pegaría dos tiros’ no constituye una amenaza a un periodista?. El juez Penalva y el fiscal Subirán iban armados por aquel entonces, Bastida no. Bastida solo escribía. Lo que sucede es que al juez y al fiscal no les gustaba lo que escribía Bastida.

Cosas de la vida. Aquello que escribía Bastida tiene ahora contra las cuerdas a Penalva y Subirán tras aparecer numerosísimos indicios de la comisión de no pocos y muy graves supuestos delitos en la instrucción.

Nada en contra del apoyo recibido por Mestre y Pou. Todo en contra del silencio con el caso de Bastida. #yotambiénsoyjuliobastida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios