www.mallorcadiario.com

“Engendros de satán, anticristos”

viernes 10 de julio de 2020, 02:00h

“Para ser moral basta proponérselo; para ser inmoral hay que poseer condiciones especiales”, Enrique Jardiel Poncela.

Los personajillos de los que voy a hablar poseen estas condiciones especiales.

La dignidad de cardenal, es el más alto rango eclesiástico de la Iglesia católica al que puede acceder un sacerdote sin llegar a ser elegido Papa, es el más alto título honorífico que puede conceder el papa. Son las “bisagras” alrededor de las cuales gira todo el edificio de la Iglesia, en torno a su máximo dirigente: el papa.

Para que nos entendamos son los que se supone aconsejan al papa y le ayudan en su alta misión.

Que uno sea nombrado cardenal, como si es elegido presidente de una universidad no es ni sinónimo de buena persona, ni de que tenga cerebro, ni que sea honesto, ni siquiera que no sea un delincuente, un gamberro, un malhechor, un criminal, un facineroso, un gánster, un maleante en la más extensa significación de la palabra, para que nos entendamos no da patente de nada como no sea que el Papa al nombrar al cardenal o quien sea al presidente o bien no sabía lo que hacía o no le conocía de nada, o se les nombró por ser de su misma cuerda, calaña y ralea. Son como las cucarachas, que tienen una gran capacidad de supervivencia y adaptación a todo tipo de entornos.

La penúltima demostración de descerebrado que ha hecho el cardenal Cañizares la hizo hace un mes diciendo en su homilía en la catedral de Valencia que: “El demonio existe en plena pandemia, intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y para curaciones. Nos encontramos con la dolorosísima noticia de que una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados. Así de claro”.

Hay que ser un engendro miserable, mezquino, despreciable y ruin para soltar semejante sandez aprovechando el púlpito al que tiene acceso.

El mismo tipo de engendro que el Presidente de la Universidad Católica de Murcia que no dudó en culpar del brote de Covid-19 a “las fuerzas oscuras del Mal” y al “Anticristo” y aseguró que los “esclavos y servidores de Satanás” quieren usar la futura vacuna como medio para instalar un chip en el organismo de la población con el que “controlar nuestra libertad”.

¡Es obsceno que tamaños degenerados tengan micrófono y altavoces!. Me rebela que cualquier representante de un culto o de una institución pueda decir tantas aberraciones, más allá de las críticas posteriores, porque su palabra cala en una parte de la sociedad, jóvenes y viejos.

El mismo tipo de excreción que soltaron con ocasión del descubrimiento de los casos de pederastia en el seno de la Iglesia Católica.

Proverbio judío: “No te acerques a una cabra por delante, a un asno por detrás ni a un tonto por ningún lado”. ¿Capisci?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios