www.mallorcadiario.com

Comienza el nuevo orden

jueves 07 de mayo de 2020, 04:00h

Este lunes hemos comenzado la famosa desescalada; poco a poco vamos comenzando el nuevo orden que según los gobiernos nos llevará a la nueva realidad que vamos a vivir a partir de ahora.

En mi caso, tras varias semanas sin salir de casa, el primer día que me he dirigido a mi oficina ha sido extraño, la sensación de salir con guantes, mascarilla, alcohol en el bolso y resto de medidas higiénicas que los expertos nos han recomendado llevar a cabo, me produjo una sensación distinta a las que había tenido hasta ese momento.

Metida en mi casa, trabajando de forma on line sin parar de dar webinars para empresas y asociaciones y dando servicios de coaching a mis clientes, tras casi 8 semanas, me fui creando una realidad y curiosa y rápidamente me fui adaptando a ella.

No obstante, salir fuera y ver la realidad de las calles vacías, sentir mi respiración tras la mascarilla, tocar con los guantes el volante de mi coche, la barandilla del parking, y sobre todo no poder abrazar a las personas con las que me relaciono, creó en mi corazón un sentimiento de desasosiego que, aunque en el transcurso del día fue desapareciendo, me acercó a ese nuevo orden que, desde mi casa, mi refugio, no había podido saborear.

Esa nueva realidad que nuestro cerebro poco a poco va creando y que, como nos explican desde la neurociencia, va adaptándose y haciendo real lo que nosotros sentimos.

Por ello es importante que, ahora más que nunca, no nos dejemos llevar por noticias negativas sobre la pandemia, sobre la crisis económica, porque en eso que nos enfoquemos será en lo que se convertirá nuestra realidad.

En contraposición, estoy viendo en mi trabajo, todos los días, a personas que van creando su nuevo mundo, reinventando sus negocios y su profesión, intentando salir de donde estaban para ser parte de un nuevo entorno profesional, de un nuevo comienzo de vida y mundo.

También nos estamos encontrando en esta etapa a muchas personas que están decidiendo separarse de sus parejas y empezar esta nueva etapa solos, porque se están dando cuenta de que ya no quieren seguir en relaciones que no les aportan nada positivo y que no quieren seguir donde estaban.

Todos estos cambios en nuestras vidas son los que van a crear ese nuevo orden del que nos hablan: traslados de viviendas, otros lugares distintos, éxodos o vueltas al hogar de donde salieron hace muchos años…

Nosotros mismos vamos a hacer un mundo distinto, con la capacidad de movimiento que nuestros dirigentes nos dejen tener y, sobre todo, con 3 píldoras muy necesarias: fe, confianza en que una nueva realidad es posible, y la confianza absoluta de que, en gran parte, dependerá de nosotros y nuestra actitud lo que hagamos con ella.

Si nosotros decidimos crear un nuevo orden de confianza, adecuándonos a las circunstancias que tenemos, las cosas serán más fáciles; en cambio, si lo hacemos al revés y lo hacemos desde el miedo, la angustia, el desánimo y la apatía, esa nueva realidad será triste e incierta.

El dolor es inevitable; no obstante, el sufrimiento siempre es opcional, siempre depende de nosotros lo que queramos hacer con la emoción que estemos sintiendo en cada momento.

¡Creemos ese nuevo orden con una conciencia optimista! Y con esa fe que nos lleve a mejorar lo que el mundo se niega a darnos en este momento, estabilidad y tranquilidad, y no nos dejemos llevar por la incertidumbre aprendiendo a gestionar nuestras emociones ahora más que nunca.

De nosotros depende ese nuevo orden, no les otorguemos a los demás la potestad de crearlo por nosotros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios