www.mallorcadiario.com

Donde reside el Amor...

jueves 14 de octubre de 2021, 04:00h

En los tiempos que corren, donde todo lo que se oye en los medios son tristezas, iras y penas, hablar de Amor parece ridículo. No obstante, me gusta pensar que el Amor es lo que mueve al mundo, y sé que todo lo que hacemos, incluso odiar, es por Amor.

Pero no hablo del amor que el cine nos ha dibujado, sino de algo más fuerte que todo eso. Ese concepto cinematográfico se asemeja más a la pasión, al romanticismo y al enamoramiento.

El Amor del que hablo va más allá, es un Amor incondicional entre amigos, amantes, hijos y padres, compañeros de trabajo e incluso enemigos. Es el nexo de conexión entre todos los seres humanos, es el anclaje a la tierra, es lo que nos mantiene vivos y lo que nos hace seguir hacia adelante.

Ese Amor con mayúsculas es la esencia de la vida, es la pureza emocional, es el amor sin contratos, sin preaviso, es el Amor como seres humanos que somos.

Explicar con palabras a lo que me refiero es, en ocasiones, complicado, porque es un concepto que no vende, que no está de moda, que no enamora en las pasarelas y parece que no nos hace pagar facturas. Nuestros dirigentes no lo practican y nuestros líderes mundiales tampoco. Es un concepto que suena 'demodé', raro, para los que creen en sueños difíciles de cumplir.

No obstante, yo sé que está ahí, que es lo que nos mueve y lo que hace que los grupos muevan sus energías. Ese Amor es lo que hace que la naturaleza siga su curso, que la vida continúe, que los seres humanos sigan naciendo y que el mundo siga en girando. Hablo de algo más allá de lo que podemos ver en los anuncios; me refiero a una fuerza cósmica que hace que la vida siga existiendo.

No obstante, entre tanta oscuridad, es complejo ayudarnos, vivir con él y que nos ilumine. Esa luz que tiene ese Amor debería de iluminarnos a todos, pero llevados por nuestros miedos, frustraciones y angustias lo tapamos, dando prioridad a otra cosa, a la oscuridad, a lo feo de la vida y a lo incoherente de la misma.

Pero yo, hoy, quiero ponerlo de moda, porque estoy cansada de escuchar la parte negativa de las noticias, de la prensa, que nos bombardea con el “mañana será peor”.

Quiero enviar a mis lectores un soplo de esperanza de que otro mundo es posible y de que ese Amor incondicional es real.

Desde el lugar donde me estás leyendo quiero enviarte ese soplo de esperanza para creer que es posible iluminar a través de ese Amor que todo lo puede.

¡Pongamos cada uno de nosotros nuestro grano de arena para poder rescatar la esencia de ese Amor incondicional! Solo depende de cada uno de nosotros poder conseguirlo y poder hacer que los señores de la Luz triunfen desde ese Amor.

¿De qué lado quieres estar?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios