www.mallorcadiario.com

Esta casa es una ruina

Por Alejandro Vidal
miércoles 30 de marzo de 2016, 21:10h
El horno no está para bollos o no debería. La historia es cíclica, lo cual ya sabíamos, pero la del Mallorca es cansina. Una vez más el tiempo nos da la razón al advertir que, tal y como habíamos avisado, a este club centenario apenas le quedan raíces. Las pocas que aún respiraban empezaron a secarse en el Teatro Principal hace un mes, al dedicar un acto que tendría que haber servido para recobrar el mallorquinismo perdido, a glorificar la figura de su ex-propietario Utz Classen, aún presidente, y apenas tres lustros de un pasado que suma veinte.
A tres meses de bajar el telón de la liga y con riesgo de descenso, quizás aún no peligro inminente, la sensación que nos queda es la de que cada uno tira por su lado. El sábado llega el Leganés a Son Moix y más allá de que parece un líder vulnerable, se habla de todo menos de fútbol. Que si renovaciones, congresos, renovación profunda o superficial y una serie de mensajes tópicos y típicos a los que solamente falta añadir la paella de rigor.
No es menos cierto que, a estas alturas, ya se tiene que estar trabajando con vistas a la próxima temporada y seguro que Maheta Molango lo está haciendo o lo intenta. El problema es que para ello es preciso tener ciertas cosas muy claras y eso incluye la decisión de mantener o no al entrenador, pues hay poderosas razones que abonan la duda, cambiar la dirección deportiva, pensar qué jugadores interesa que sigan y llevar a cabo un proceso similar en todas y cada una de las secciones. Todo, además, con independencia de que el equipo conserve o no la categoría.
La casa está en ruinas y acometer una reforma equivale a parchear las grietas, nada más. Lamentablemente es preciso reconstruir el club desde sus propios cimientos. Si no existe consciencia de esta necesidad, el porvenir pinta mal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

2 comentarios