www.mallorcadiario.com

Extremar todos los controles en eventos multitudinarios

jueves 23 de junio de 2022, 00:00h

Más de treinta jóvenes resultaron heridos la noche del pasado martes tras la avalancha que se produjo a la salida de un concierto multitudinario en la Plaza de Toros de Palma organizado para estudiantes. La aglomeración se formó sobre las doce de la noche a la salida del Reggaeton Beach Festival (RBF) Erasmus, el mismo evento que el año pasado fue el foco del megabrote de coronavirus que acabó provocando más de 3.000 contagios de estudiantes de toda España, incluidos los más de 200 que tuvieron que aislarse en un hotel del Paseo Marítimo.

La rápida actuación de la Policía Nacional resultó determinante para evitar males mayores. Los agentes tuvieron que entrar en el recinto y proceder a abrir más accesos de salida, ya que sólo una de las tres puertas estaba abierta. Una vez evacuado el gentío, los servicios sanitarios tuvieron que atender a más de 30 personas por ataques de ansiedad, lipotimias y contusiones provocadas en la avalancha.

Por su parte, la Policía Local cortó el tráfico para facilitar la salida de los jóvenes y, posteriormente, procedió a abrir dos actas por presunta venta de alcohol a menores y por las deficiencias en las medidas de seguridad en los accesos. También se está investigando si la empresa organizadora ha incumplido la normativa relativa a este tipo de eventos musicales.

Por suerte -y gracias también a la eficacia policial-, la Plaza de Toros no fue el escenario de una tragedia. El suceso, sin embargo, permite poner el acento en la necesidad de aumentar el control sobre este tipo de eventos multitudinarios; sobre todo tras la mala experiencia del año pasado en plena pandemia. Y debe hacerse independientemente del local en el que se celebren, aunque sí es oportuno extremar este control en aquellos recintos que, como la plaza de toros, se encuentran en medio de la ciudad y que, además de un riesgo para la seguridad de los asistentes, suponen serios problemas de convivencia con los vecinos.

Respecto a las infracciones como la venta de alcohol a menores, las sanciones pertinentes son el remedio inmediato y el más ejemplarizante. Para ello convendría que las multas fueran realmente disuasorias.

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.

Compartir en Meneame