www.mallorcadiario.com

Francino es no

Por Vicente Enguídanos
viernes 14 de octubre de 2016, 07:57h

Que me disculpe el afamado radiofonista vespertino de la SER, porque podría parecer el protagonista del artículo, como tampoco espero que se moleste Francesca Llull Armengol por manipular su hipocorístico. Esta licencia literaria tiene su origen y se ampara en la numantina defensa que la presidenta del Govern hace del rechazo al partido mayoritario en el Estado y en la Comunidad que ella misma preside.

Lícita es su posición, hasta comprensible en campaña electoral, pero la intolerancia y la negativa a entablar diálogo con un partido democrático no se corresponde con la demanda al consenso y al entendimiento que hicieron los dirigentes socialistas cuando les castigaron las urnas en diciembre y junio pasados. Un reproche electoral que les ha conducido a cosechar los peores resultados de su historia, por debajo incluso del obtenido tras cuatro años del Gobierno que quieren desahuciar y al que los casos de corrupción y su política de ajustes solo le desgastó un 13% más que a la alternativa parlamentaria que defiende la baronesa.

No cabe duda de que la oración está incompleta si no incluimos el papel sustitutorio de Podemos como adalid de la restauración y caníbal de la vacuidad socialista. Pero el tándem también se ha contraído entre los dos últimos comicios, siendo más elocuente en la circunscripción de Baleares, donde el impulso obtenido tras su pacto por la gobernabilidad les ha propiciado un retroceso del 10% de sufragios en solo seis meses.

Salvando las distancias entre los criterios de votación para las elecciones autonómicas y las generales, donde siquiera son el partido de izquierda más votado en las Islas, también deberían quedar diferenciados los argumentos que se esgrimen para celebrar acuerdos. De igual modo que socialistas y populares comparten responsabilidad municipal, sin que afecte al equilibrio provincial o regional, tampoco debería vetarse una cercanía por priorizar un interés partidista o autonómico. Claro que el PSIB o su matriz pueden rechazar un programa de gobierno que contradice su compromiso social, pero nunca antes de proponer y escuchar las posturas de quien ofrece el entendimiento, tan preciso para salir del bloqueo.

No se engañe, ni nos trate de distraer con argumentos grandilocuentes. El ejecutivo que dio el testigo al actual inquilino de la Moncloa es tan parecido al que se niegan a respaldar como lo sería el que querrían presidir, si se pusieran de acuerdo. Tampoco será muy distinto al que salga de la próxima sesión de investidura exitosa, con su respaldo o sin él. La diferencia estribará si el papel que le otorgaran unos nuevos comicios supondría una mayor o menor proporción representativa, por lo que variaría el peso de la contribución que pueden hacer a la socialización de la gestión pública, sin minar la recuperación económica. Visto lo visto hasta ahora, no se prometen felices las cifras que vaticinan las encuestas.

Pactar es ceder y sus electores han comprado el relato maniqueo que el dimitido Pedro Sánchez repitió hasta la saciedad, aunque el partido que mejor provecho está sacando del discurso no reside en la calle Ferraz y tiene las garras afiladas desde hace tiempo para darles a la primera de cambio un reconocido abrazo de oso. Al menos el PP no se ha ofrecido para acoger a los desencantados en una transición que, de ser traumática, condenará la socialdemocracia a ocupar los escaños más altos de la Carrera de San Jerónimo.

Coherencia, siempre; pero entender que los acuerdos del cambio solo se pueden hacer con una parte del hemiciclo, aunque les eche en cara alguno de los episodios más oscuros de su pasado o suponga la fractura del Estado, mientras niegan legitimidad a quienes no han cometido más pecados que quienes exhiben un carné parecido al suyo, es una obstinación que solo se explica en catalán o porque responde a quien está obligado a colgar de un clavo ardiendo, para no perder el Boletín Oficial y el control presupuestario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios