www.mallorcadiario.com

Graffitis vandálicos en Palma que merecen todo el peso de la ley

martes 27 de abril de 2021, 00:00h

La Policía Local cazó in fraganti este sábado a un joven cuando realizaba un graffiti en una de las paredes del campo de fútbol Miquel Nadal, en el barrio de Son Cotoner de Palma. El joven, de 28 años, fue sorprendido spray en mano por los agentes que acudieron alertados por los vecinos. Una vez identificado y con los sprays decomisados, el autor de la pintada vandálica espera ahora una sanción que tendrá en cuenta los daños realizados en una propiedad municipal, además añadir la multa por saltarse el toque de queda pertinente.

La diligente actuación policial permitió en este caso localizar a uno de los autores de uno de los problemas que sufre Palma en materia de limpieza; un problema que compromete la imagen de la ciudad y que ha sido reiteradamente denunciado por las entidades que velan por el cuidado del patrimonio de Palma, ARCA entre ellas.

La respuesta cívica a este tipo de acciones debe ser todo lo contundente que permita la ley. Las pintadas vandálicas -a menudo simples garabatos que nada tienen que ver con el arte urbano- han proliferado, hace ya unos años, en fachadas, puertas, mobiliario urbano e, incluso, árboles. La plaga se ha extendido por toda la capital, hasta el punto de haber hecho necesaria la puesta en marcha por parte de Cort de un plan de choque, que debería ofrecer mejores resultados en los casos en los que no se atenta contra propiedades municipales.

Emaya actúa directamente con la limpieza de las pintadas vandálicas realizadas en edificios o equipamientos del Ayuntamiento. Para las fachadas o locales privados, son los propietarios quienes deben reclamar la limpieza a la empresa municipal, que les factura la actuación a 10 euros el metro cuadrado. El plan empieza a dar resultados, aunque no siempre a la velocidad con que proliferan los graffitis, más fáciles de hacer que de limpiar, lógicamente. Por eso es necesario aplicar sanciones ejemplarizantes a todos aquellos que sean identificados realizando este tipo de acciones incívicas, unas acciones cuyo resultado tiene un efecto directo en la imagen que proyecta la ciudad que se presume capital del turismo en esta zona del Mediterráneo y que, con situaciones como esta, demuestra que aún tiene importantes asignaturas pendientes de aprobar.


Compartir en Meneame