www.mallorcadiario.com

Infractores al volante peligrosos y reincidentes

martes 14 de julio de 2020, 07:00h

Un 44 por ciento de los conductores de Baleares reconoce haber reincidido en infracciones viales de alto riesgo en el último año, según el estudio "Reincidentes viales: un peligro para todos. Análisis y evolución 2009-2018" y una encuesta a 1.700 conductores de la Fundación Línea Directa.

El informe concluye que el perfil del conductor reincidente es hombre, de mediana edad y con más de 10 años de carné.

Asimismo, apunta que el principal incumplimiento reiterado por parte de los conductores de las islas es el exceso de velocidad con un 32 por ciento de los casos seguido de la ausencia de la distancia de seguridad -el 21 por cien-, el uso del móvil al volante -un 14 por cien-, la conducción bajo la influencia del alcohol -el 9- y la circulación sin ni siquiera haberse sacado el carnet: un uno por ciento. Además, el 56 por ciento de los baleares asegura haber sido testigo o incluso sufrido temeridades mientras conducía.

Todos estos tipos de infracciones estuvieron presentes en 44.647 accidentes con víctimas en España de 2018 en los que fallecieron 1.439 personas -el 80 por ciento del cómputo tal- y 5.168 resultaron heridas graves, lo cual evidencia la gravedad de estas conductas independientemente del número de veces que se repitan.

SIn embargo, desde la entidad señalan que existe “un problema de fondo, cronificado y altamente peligroso” ya que, si bien la reincidencia en cualquier ámbito delictivo representa siempre un gran problema, en el campo de las carreteras las consecuencias son especialmente dramáticas por el alto coste personal que estas temeridades conllevan.

Después de tantas campañas de la DGT y de entidades sociales informando de los peligros al volante y las vidas truncadas por este tipo de irresponsabilidades, resulta muy preocupante que casi la mitad de los conductores en Baleares -y un 55 por ciento a nivel nacional- reconozca, ya no sólo llevarlas a cabo sino hacerlo una y otra vez. Es la evidencia de la normalización del peligro y de la falta total de conciencia colectiva.

Por ello, las autoridades deberían extremar los mensajes y perseguir con más ahínco si cabe a los reincidentes al volante. Hay demasiadas vidas en juego.


Compartir en Meneame