www.mallorcadiario.com

Error imperdonable II

viernes 26 de junio de 2020, 09:12h
Siempre se ha dicho que segundas partes nunca fueron buenas. Pero siempre hay una excepción, y ésta lo es. La reflexión de hoy la voy a dedicar a proseguir en la defensa de la tesis que inicié la semana pasada con respecto al curso de la tramitación de la Ley de Educación en el Congreso de los Diputados.

Si la decisión del Gobierno actual de proseguir con la tramitación parlamentaria de una de las leyes fundamentales del Estado es un error gravísimo dadas las circunstancias actuales, no menos error político es no solicitar su paralización. Pero para ello debe haber alguien sentado en los bancos de la cámara baja con conocimiento de la materia, con sentido común y con ideas para aportar a la crítica constructiva. Son múltiples las razones y los argumentos que demuestran que ésa es la única vía de salvación del sistema: no proseguir con la tramitación.

En estos momentos, los partidos de la oposición deberían haber pedido ya al Gobierno dejar en reposo el texto educativo. Ni el PP, ni Ciudadanos ni Vox lo ha hecho. ¿Por qué? Pues es una respuesta a la que quizás nunca podremos responder puesto que ninguno de ellos ha comparecido para dar una explicación y fijar el discurso al respecto.

Ante este escenario solo me queda pensar en que, por mucho que digan, la educación no les interesa. Ni a los que gobiernan ni a los que hacen oposición. Pero mientras tanto, somos los docentes quienes tenemos que pagar las consecuencias de las decisiones políticas. Unas decisiones que muchas veces, da la sensación de que son tomadas sin ton ni son.

La educación es una tema clave para que lo obviemos de la agenda política actual. El escenario que nos ha dejado el COVID-19 no solo afecta a la economia, a la sanidad, al turismo, a la industria, a los Servicios sociales. La educación y por ende el sistema educativo está sufriendo unas terribles consecuencias sobre las que nadie está poniendo el ojo.

Y son ellos, los responsables políticos que nos gobiernan y los políticos que hacen oposición, los responsables de gestionar y adelantarse a los acontecimientos. Son los partidos políticos los que deben apostar por gente preparada en cada ámbito de la vida pública para conseguir que el sistema funcione.

Son los políticos que nos gobiernan y los políticos que hacen oposición los que deben huir de la mediocridad y apostar por la excelencia. Son ellos los que deben aportar ese valor añadido a la sociedad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

1 comentarios