www.mallorcadiario.com

"El viajero que viene por trabajo arrastra después a su familia y amigos"

'El viajero que viene por trabajo arrastra después a su familia y amigos'
Ampliar
sábado 05 de junio de 2021, 18:56h
Marta Blasco es la fundadora y directora de Mallorca Business Support (MBS), empresa de organización de eventos de la isla. Durante la entrevista, Blasco recalca la relevancia cada vez mayor del turismo MICE —acrónimo inglés de reuniones, incentivos, conferencias y exhibiciones—, al mismo tiempo que muestra su confianza en una progresiva recuperación del sector, esencialmente por el gran trabajo hecho en estos últimos meses para garantizar la seguridad sanitaria y por todas las potencialidades que ofrece Mallorca al visitante más allá del sol y playa.

¿Cuándo se inició usted en su actual labor profesional?

En el año 2003 trabajé durante unos meses para una agencia, y a finales de ese año creamos la nuestra propia con una socia. En 2015 inicié la andadura de MBS, de la que soy fundadora y directora, y en la que trabajo en el sector MICE junto a mis compañeras Andrea Bueno y Cristina Manitta.

¿Qué importancia tiene el turismo MICE para Mallorca?

La industria MICE tiene una gran importancia, no sólo para Mallorca, sino para cualquier destino. En nuestro caso, no hay duda sobre el impacto en la economía que los eventos profesionales generan. El valor económico de nuestro sector viene determinado por la atracción de un viajero que genera más gasto que el turista vacacional, que combina trabajo y ocio, y que, si lo hacemos bien, querrá volver con su familia o amigos. El sector MICE atrae a Mallorca a personas que vienen a trabajar, por lo que se alojan en hoteles, pero también salen de compras, y tienen además la oportunidad de conocer nuestra cultura, gastronomía y ecosistema natural.

"Aunque volvemos todos los destinos a la casilla de salida, el trabajo hecho no se ha perdido y Mallorca seguirá luchando por convertirse en el destino de referencia en el Mediterráneo para este tipo de eventos"

¿Implica el MICE entonces a diversos sectores?

El MICE es una industria transversal y a través de nuestra actividad estamos dinamizando el comercio, la cultura, la gastronomía, la innovación, el networking e incluso la atracción de talento. Por todo ello, es clave la implicación de las instituciones para integrarnos en las políticas de desarrollo económico, ya que hay cientos de empresas de todo el tejido empresarial involucradas de manera directa o indirecta en el sector de los eventos.

¿Podría decirse que la isla es ya un referente en ese sentido?

Podríamos decir que en el año 2019 estábamos alcanzando un lugar destacado en la atracción de eventos a nivel nacional e internacional. Es muy importante como destino tener muy claro qué producto se tiene y en qué se es bueno. Desde hace unos años se estaba siguiendo una hoja de ruta para conseguir que Mallorca no se viera como un destino exclusivamente de sol y playa, sino también como un lugar a donde viajar por su cultura, gastronomía, tradiciones o ecosistema natural. El Palacio de Congresos de Palma se había posicionado como sede idónea para reuniones y jornadas de sociedades médicas y de otros ámbitos. Y ya desde hace tiempo múltiples hoteles de la isla, así como agencias receptivas —DMC en su acrónimo en inglés—, empresas de turismo activo o barcos habían convertido a Mallorca en un destino ideal y estratégicamente situado para viajes de incentivos.

¿Y ahora?

Bueno, aunque volvemos todos los destinos a la casilla de salida, sin duda el trabajo hecho no se ha perdido, y Mallorca seguirá luchando por convertirse en el destino de referencia en el Mediterráneo para este tipo de eventos.

¿La celebración de grandes eventos ayuda a desestacionalizar?

Sin ninguna duda. Los grandes eventos sirven para promocionar el destino y colocar a Mallorca en el mapa como destino MICE. Ver Mallorca a través de estos grandes eventos ayuda a posicionar la marca y a generar confianza en la gente para ver la isla como un destino idóneo donde vivir unas experiencias más allá de las tradicionalmente turísticas. Por tanto, aunque algunos de estos eventos se celebren en temporada alta, no cabe duda de que ayudan a desestacionalizar, ya que posicionan a nuestra isla como un destino de valor con unas grandes infraestructuras disponibles todo el año, además de unos profesionales con años de experiencia capaces de organizar cualquier tipo de acontecimiento.

"No hay foro más seguro que un evento corporativo organizado de forma profesional"

¿Alguna ventaja más?

Además, dan un valor añadido al destino, por su importante impacto económico y porque ayudan en la promoción del producto local, la cultura y otros valores más allá del sol y playa. Incluso a largo plazo ayudan a atraer inversión de un tipo de público que no veía a Mallorca como destino para otro tipo de turismo de mayor calidad y más larga estancia.

¿El año pasado se mantuvieron finalmente algunos acontecimientos, pese a la pandemia?

La cantidad de eventos presenciales fue mínima debido a la pandemia. La situación sanitaria, las restricciones de movimiento y el cierre de fronteras impidió que se mantuvieran la mayoría de los acontecimientos previstos para 2020. A nivel de MBS, podemos decir que mantuvimos unos cuantos pequeños eventos, y a pesar de las dificultades de su organización y de los estrictos protocolos seguidos, el balance fue impecable. No hay que minusvalorar que nuestro sector ofrece una serie de ventajas que quizás no se han tenido en cuenta: hay una agencia organizadora; hay total trazabilidad de los participantes, pues se sabe quién viene, de dónde y cómo; todos los proveedores cuentan con estrictos protocolos de seguridad, y los participantes son profesionales comprometidos que cumplen la normativa.

Son ventajas esenciales...

Así es. No hay foro más seguro que un evento corporativo organizado de forma profesional. Y lo que está claro es que reunirse y encontrarse es un sentimiento humano, y después de esta época que nos ha tocado vivir, más necesario que nunca.

"La tecnología no ha de ser un fin en sí misma, sino una herramienta al servicio de nuestra industria"

¿Qué enseñanzas podemos extraer de lo vivido con el Covid-19 a lo largo del último año?

No cabe duda de que de la pandemia se pueden sacar muchas enseñanzas a todos los niveles. Pero desde el punto de vista profesional, si algo caracteriza a nuestro sector es la flexibilidad y su capacidad de adaptación y reinvención. Por ello, en poco tiempo se buscaron soluciones con la creación de eventos digitales e híbridos. Aun así, la tecnología no ha de ser un fin en sí misma, sino una herramienta al servicio de nuestra industria. Por este motivo, el sector está ya planificando la vuelta inmediata de los eventos presenciales compaginando actividad con seguridad sanitaria, trabajando con la profesionalidad y la responsabilidad que siempre nos han caracterizado.

¿Ha habido algún cambio más?

Esta pandemia ha sido también una oportunidad para reflexionar como sector y ver la necesidad de unificar esfuerzos e implicar a las instituciones, haciéndoles ver nuestra fortaleza y el impacto económico que los eventos generan por toda la cadena de valor que hay detrás y que va desde hoteles a restaurantes, caterings, azafatas, empresas de audiovisuales, transporte o comercios, entre muchos otros.

¿La vacunación ha sido el punto de inflexión para el inicio de la recuperación?

La clave para el inicio de la recuperación ha sido la confianza. Tenemos que empezar a convivir con el Covid. En nuestro sector, en concreto, hay que transmitir que viajar o reunirse no es un riesgo extra si se toman las medidas correctas y se siguen unos protocolos adecuados. En este caso, la coordinación con las instituciones es esencial. En el mundo en general, y en los eventos en particular, la seguridad de las personas ha pasado a ocupar un lugar imprescindible.

La seguridad es básica, sí...

A día de hoy, es lo más importante. Por ello es fundamental transmitir que detrás de cada evento hay unos proveedores que ofrecen un sello de garantía y experiencia, y aplican unos protocolos que transmiten seguridad tanto a los participantes como a las autoridades. Es algo tan sencillo como aplicar el sentido común y ser muy responsables para generar seguridad y confianza.

¿Cómo podemos convencer a nuestros hipotéticos visitantes de que somos de nuevo un destino seguro?

Haciendo las cosas bien. Garantizando la seguridad de los participantes, que ahora mismo es lo más valorado. Y además, conseguirlo sin que con ello se pierda el carácter experiencial de su estancia. Pero lo más importante es saber comunicar este buen hacer y tener muy claro qué valores queremos transmitir. Hemos de conseguir que Mallorca se vea como un destino seguro, sostenible y de calidad. Y que todos los que componemos la cadena de valor detrás del MICE demos un servicio inmejorable que haga que Mallorca se perciba como un gran destino seguro y cercano. Y esto sólo será posible si todos los agentes, públicos y privados, vamos de la mano lanzando un mensaje común.

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios