www.mallorcadiario.com

No tengo ganas

jueves 07 de abril de 2016, 03:00h

Sen varios estudios realizados por clínicas especializadas , la falta de deseo esta hoy en el podio de las disfunciones femeninas La disminución del deseo sexual suele ir acomodándose en la cama en silencio. Hay quienes interpretan esa falta de ganas como el síntoma de una catástrofe inminente: una pareja que no tira mas, unos cuernos mal llevados o el precio de la rutina. Otros comprenden que el deseo sexual no es una perilla que se enciende por generación espontánea. Lo cierto es que esta falta de apetito sexual –de ahí que informalmente se la haya empezado a llamar ‘anorexia sexual’– ya afecta casi a la mitad de las mujeres que llegan a la consulta.

Si bien las causas del deseo sexual inhibido pueden buscarse en el climaterio, en historias de abuso, en personas atrapadas por el estrés o la depresión y hasta en prejuicios religiosos y morales, la mayoría de las veces son psicológicas, culturales o relacionadas con la dinámica vincular. Hay un malentendido con respecto a las características propias del deseo: se lo espera siempre ligado a lo natural, a lo espontáneo, a lo instintivo. Y en la sexualidad pareciera que es un mal síntoma tener que ir en busca del deseo. Así muchas parejas se apoltronan, convencidas de que el deseo sólo llega como maripositas en la panza, lo que sucede por lo general sólo al principio de cada relación”, explica la psicóloga y sexóloga Adriana Arias.Por eso un tratamiento efectivo consiste en reeducar los hábitos de la pareja: enseñarles a eliminar la cabeza, enemiga de la erótica, y motivarlos a que usen la imaginación y construyan fantasías, el verdadero lenguaje de la erótica.

Los psiquiatras vemos que muchos antidepresivos son enemigos de la libido y del placer y esto supone un nuevo test de stres para la pareja.
Lo cierto es que cuando llegan a la consulta –las pocas veces que llegan de a dos– los especialistas se encuentran con que cargan con una lista de sobreentendidos o malentendidos (incluso quienes llevan décadas en pareja): “Ella cuenta ‘él va directo a la penetración y no hace nada para que me excite antes’ y él se queda helado porque creía que estaba flipada por su rendimiento”, describe Arias.Otros no se atreven a construir fantasías porque suelen pensar que son las hermanas catetas de la realidad. Entre el ¿ me amas " y "el follemos", entre gozar del cuerpo y gozar de las palabras puede el amor punto de encuentro. y posibilita el acuerdo , como dice Recalcati.
Existe una receta: “Ganas de tener ganas”.

Ay y recuerden : aun,aqui y ahora que estamos en derrlota transiroria pero nunca en doma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame