www.mallorcadiario.com

Nuevos tiempos y viejas ideas

martes 21 de junio de 2022, 05:00h

No puedo evitar empezar hoy con una cita: “Los nazis, en España, en 2022, los nazis de verdad, los que llevan la esvásticas y defienden el asesinato masivo por motivos raciales y/o nacionales, esos, ¿a qué partido votan cuando llega el domingo electoral? ¿Verdad que todo el mundo lo tiene claro y no hace falta ni decirlo?”. Fin de la cita, fechada el 18/06/2022, a las 21:22. Es un tuit de un enfermo mental, Pablo Echenique.

Iba a hablarles de esta indecencia intelectual, de esa podredumbre mental y de esa maldad intrínseca que alberga el escaso cerebro del señor Echenique. Este padre de la Patria, en mi humilde expresión, es un loco metido a político. No sé cómo alguien con un mínimo de sentido común es capaz de seguirle y asentir ante sus alegatos guerra civilistas.

En la España de 2022 no existen, ni se pretenden, los asesinatos masivos por razón de la raza o pensamiento político. Este señor está enfermo y debería ser repatriado a la República Argentina, pues su aportación al Reino de España es nula, inexistente; por el contrario, es incendiaria y maligna. Solo ha pretendido en su vida pública el enfrentamiento de los españoles. El señor Echenique abusa de la educación de los demás.

El domingo, al anochecer, me divertí. En la Sexta (conocida en redes sociales como la secta) echaron un programa especial sobre las elecciones autonómicas andaluzas, primero las israelitas, después resultados oficiales. Estaban cariacontecidos. Lloraban por dentro y se les notaba en su rictus. No sabían de qué manera negar la victoria al PP andaluz y, al final, tuvieron una ocurrencia. Se felicitaban ya que habían conseguido, los de la secta y sus amigos políticos, frenar el fascismo que, dicen, representa Vox. Ya conocen de sobra mi opinión. No les voto, no les votaré, pero son un partido tan legal como los que concurrieron a las elecciones del domingo, o de alguno filo terrorista en el que se sustenta el Gobierno de la Nación.

Imagino que el hecho de que se te caiga, cual castillo de naipes, la mentira que has contribuido a crear durante años, mentira que ya confundes con la realidad de lo interiorizado que la tienes, por el simple hecho de que unos votantes, que no tienen ni idea de nada (en su audaz opinión), han votado al PP, debe escocer de lo lindo. Debe escocer y mucho, pues los que hacían el programa lo estaban, tenían ardor de estómago y de muelas, y no daban crédito a lo que iba sucediendo a medida que aumentaba el porcentaje del escrutinio. Tomaron de su propia medicina. La gente que se burla de los que no piensan como ellos en la propia secta, el que se hace llamar Wyoming, Ferreras, Pastor, y otros, tomaron ración doble de aceite de ricino, y esto solo ha hecho empezar.

Naturalmente, de forma breve les haré mi análisis de las elecciones. El PP andaluz ha ganado por amplia mayoría absoluta; todos los demás han perdido. Fin. Después podemos entrar en matices, pero cuando uno suma más que todos los demás, todo está muy claro. El PSOE perdió, pues hizo el peor resultado de la historia; ciudadanos despareció, poco más que añadir; Vox no cumplió objetivos, sus diputados son prescindibles y no se sabe si harán oposición o sumarán por el bien de Andalucía, y los descendientes de Podemos no están ni se les espera. Han tomado la senda de Ciudadanos.

Para mí, la única buena noticia de VERDAD (en mayúsculas, evidentemente) es el ridículo electoral de Podemos. Gente entregada a la destrucción de lo edificado en estos últimos 40 años, dispuestos a destruir la concordia nacional, a romper familias y a repartir pobreza. Esos están al borde del abismo y eso, sin duda, es una gran noticia. Se acaban los sectarios, los que nos quieren privar de libertad, los que nos quieren arruinar a impuestos, no a cambio de servicios, sino de control y supresión de derechos. De VERDAD, es la mejor noticia.

¿Qué ofrece Moreno Bonilla que sea diferente? El presidente Moreno ofrece honestidad, trabajo, orden, honradez, humildad y altura de miras. Alguien dijo que mucha gente le votó a él como se vota al alcalde del pueblo. La vida, en tres años de su gestión, ha mejorado. Es una comunidad más rica y mucha gente ha pasado del subsidio o falsas peonadas a trabajar de verdad.

Andalucía, aplicando la moderación, haciendo una política impositiva a la baja, y siendo moderados sus dirigentes, esto es, no frecuentando clubs de carretera, por ejemplo, será una comunidad rica. El Código Civil como un diligente padre de familia.

El PSOE tiene un problema que se insinuó con el presidente Rodríguez Zapatero y se ha agudizado desde que preside el Consejo de Ministros el señor Sánchez Castejón. Es la mezquindad que rezuma, y lo hace sin disimulo, su portavoz, la indocumentada Adriana Lastra, una persona que en el mundo de la empresa privada no hubiese medrado ni una décima parte de lo que lo ha hecho con nuestros impuestos. Es tan floja que el presidente ni la ha hecho ministro, y eso con el gobierno de talentos que tiene, claro.

No se puede tener más odio y ser más miserable de lo que fue la secretaria de Organización. Su odio visceral al PP es de una simpleza y puerilidad impropias de alguien con su cargo y diputada en Cortes, pues olvida que el domingo le pasó lo que pasó al PSOE, única y exclusivamente, por la voluntad de los andaluces, esos señores que en un día de playa se tomaron la molestia de poner un papeleta en la urna y decir cómo se conformaba el Parlamento autonómico. Se llama soberanía nacional (Almirante, también sale en Google).

Quise conocer, el domingo al anochecer, e incluso más tarde, lo que pensaba el PSIB. No obtuve ninguna respuesta, ni siquiera que respetaban la decisión de los andaluces. El senador Bonet, la presidente Armengol, tan activos en twiter, debieron sufrir algún tipo de calambre, o la simple rotura de una uña en los dedos que les impidió escribir en su móvil y no publicar ni siquiera un 'no sabe, no contesta'.

Opino, sin duda alguna, que estamos ante un cambio de ciclo. Ya saben: cuando el país queda hundido por los socialistas, los ciudadanos pedimos el rescatea los liberales, que son los que entienden de gestión. Madrid, Castilla-León y ahora Andalucía. No es una casualidad; es una tendencia. Eso lo sé yo y cualquiera, incluso esa gente de medio pelo, vamos, mediocres con traje caro y corbata de marca que antes no conocían su existencia, que pagamos para asesorar a los gobiernos.

Presidente Armengol, no sé si conoce el refrán, imagino que sí; "Cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar”.

Me queda hablarles de Mónica Oltra, pero me han entrado náuseas. Lo dejo para otro día. En la otra cara de la misma moneda, Fina Santiago. Vomitivo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios
Compartir en Meneame