www.mallorcadiario.com

Respetar las ideas ajenas

Por Joan Miquel Perpinyà
jueves 14 de octubre de 2021, 06:00h

Partiré de la base de que abuchear y silbar al presidente del Gobierno de España, sea quien sea, en un acto institucional como es el desfile militar del 12 de octubre, me parece no mal, sino fatal. Lo haga quien lo haga. Me importa un bledo. Hay muchas formas de expresar el descontento con el Gobierno, pero la del abucheo en un acto solemne es la menos adecuada de todas ellas y la considero inadmisible.

En los últimos años comprobamos que mucha gente ve en la festividad del 12 de octubre el momento propicio para exhibir sus ideas políticas, unos enalteciendo la Hispanidad, otros criticando la Monarquía e incluso al estamento militar. A mí todas estas expresiones me parecen muy bien, excepto cuando se aprovecha la coyuntura para ofender a quienes tienen otras ideas políticas. Cuando se falta al respeto a los demás, quien así actúa se pone en evidencia y deja de comportarse como un demócrata. Porque la Democracia es justamente defender tus principios e ideales respetando escrupulosamente los de los demás.

Un diputado de Més per Mallorca lamentó que en la radiotelevisión pública se diera voz a los militares destinados en Balears, obviando su trabajo, su esfuerzo y su sacrificio en circunstancias muy delicadas, como, por ejemplo, la riada de Sant Llorenç, la desinfección de lugares públicos durante la pandemia o el rastreo de contactos por Covid. Su lamentable opinión es muy minoritaria y no ha de tenerse en cuenta más allá de lo anecdótico.

Sin embargo, calificó de “faxum” a quienes le criticaron en las redes sociales (entre los que me incluyo) y se congratuló de que salieran de la cueva tras su burda provocación. Y yo me pregunto qué gusto pasará quien así se comporta, pudiendo demostrar su trabajo en iniciativas que redunden en el bien de la sociedad mallorquina. Se diría que su objetivo es incendiar el ambiente político y social, y reconozco que he picado, cuando lo adecuado sería ignorar sus salidas de tono, por lo demás muy habituales.

Cada cual es libre de defender sus ideas políticas, pero no es admisible que lo haga ofendiendo a quienes opinan distinto. Comportarse así es calentar la olla de manera irresponsable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios