www.mallorcadiario.com

pintura

Conozco a Vicenç Palmer y sé de algunas de sus tendencias y de sus pasiones y me decanto más por lo pasional. Sé que desde que tiene uso de razón es aficionado emocional, socio y activo sufridor del Real Mallorca y al mismo tiempo, ha sabido desarrollar su amor por la pintura y vivirlo con entusiasmo y pasión. Quizá lo que más me ha asombrado de las creaciones tanto en pintura como en escultura de Vicenç Palmer es su resolución, la impresión de su acierto para poner fin a una pieza. Como si de un libro se tratase o de un argumento de película, el cuerpo de la obra, envuelta de apéndices, abreviaturas, anexos, glosarios, apuntes bibliográficos, colofón y epílogo y ahí resuelve con singular maestría…

Defiende que lo más importante es tener la seguridad de haber encontrado una fórmula que pronuncie su personalidad como artista y en sus últimos pasos ha aflorado el instinto animal que algunos seres humanos llevamos dentro. Una parte primitiva que despliega la voz de las raíces, el cúmulo de experiencias que contagian a las células hipersensibles salen como escupiendo deseos. Nuestros sentidos se dan la mano y engrandecen su fuerza natural y espiritual, hacen que penetremos en la profundidad de las selvas interiores y viajemos en el tiempo a través de nuestros delirios. María Dolores Mateos, con su “One touch art” ya tiene la sensación de caminar sobre su propia cuerda.
  • 1

Natu Dumrauf, que nunca se olvida de sus orígenes es el nombre artístico de Natalia Dumrauf, nacida un 16 de octubre de 1983 en la ciudad de Olavarría, ubicada en el interior de Buenos Aires.